Costumbres y tradiciones libanesas

Costumbres y tradiciones libanesas

Costumbres y tradiciones libanesas

características libanesas

El arte del Líbano es muy variado. El país cuenta con una gran riqueza artística, que en parte se conserva desde los tiempos de la ocupación fenicia en el 400 a.C. En la Fundación de la Imagen Árabe se conserva una colección de fotografías libanesas. Uno de los pintores libaneses más famosos, Moustafa Farroukh, expuso sus cuadros en Nueva York, París y Beirut. El país también ha producido algunos de los mejores poetas, como Khalil Gibran, considerado el tercer mejor poeta de todos los tiempos. La música libanesa es sobre todo una mezcla de sonidos occidentales y estilos árabes tradicionales. La música es popular tanto en Líbano como en algunos países occidentales. El arte libanés ha influido mucho en el panorama artístico del mundo árabe por su diversidad y su atractivo moderno. Por ello, la mayoría de los artistas libaneses gozan de reconocimiento internacional.

El pueblo libanés es el de mayor diversidad religiosa de la región de Oriente Medio. Más de la mitad de la población practica el Islam, mientras que el 40% de los residentes practican el cristianismo. Los restantes grupos minoritarios practican el budismo, el hinduismo, el mormonismo y el judaísmo. El país permite la libertad religiosa entre sus ciudadanos, y tiene registrados 18 grupos religiosos diferentes. Las historias tradicionales libanesas están estrechamente relacionadas con otras occidentales, como la del héroe griego Adonis. No es raro oír a la gente citar proverbios en el Líbano.

datos interesantes sobre la cultura libanesa

Historia, lengua y cultura del LíbanoLa ventajosa situación geográfica del Líbano, a orillas del Mediterráneo y en la encrucijada entre Europa y Oriente Próximo, ha conformado su identidad histórica, cultural y política. Los primeros indicios de civilización en el Líbano se remontan a más de 7.000 años y la zona fue un bastión de los poderosos fenicios marinos que fundaron importantes puertos comerciales costeros como Tiro, Trípoli y Biblos.Los turcos tomaron el control de la zona en el siglo XVI durante la gran expansión del Imperio Otomano y permanecieron allí hasta el final de la Primera Guerra Mundial. El Líbano se creó en sus límites actuales en 1920 bajo el Mandato Francés, que administró el país hasta que el Líbano obtuvo la independencia y se convirtió en una república en 1943.

citas con la cultura libanesa

Como es habitual en los países mediterráneos, las comunidades libanesas dan mucha importancia a la familia, la hospitalidad y los profundos vínculos culturales con la comida y la lengua locales. No es raro que se invite a alguien a su casa o se le muestre un nivel de generosidad al que un forastero puede no estar acostumbrado. Lo importante para los forasteros es entender que, aunque esta muestra de generosidad es genuina, hay que aprender a decir “cuándo”. Parte de la integración en la sociedad y el aprendizaje de las diversas formas de etiqueta implican la práctica de la comprensión matizada del equilibrio (es decir, cuánto dar y cuánto tomar). Por lo general, un recién llegado puede notar que los lugareños dan mucho más de lo que reciben, y éste es el equilibrio típico. Es posible que uno tenga que negarse amablemente varias veces seguidas, y esto no se toma como algo ofensivo: sólo se trata de asegurarse de que uno está satisfecho. También se puede observar que la recepción de regalos u ofrendas va acompañada de amplios “gracias” para expresar una profunda gratitud.

tradiciones de bután

La cocina libanesa se centra en las hierbas, las especias y los ingredientes frescos (los libaneses rara vez comen sobras). El aceite de oliva, el limón y el ajo, así como la menta, el perejil, la pimienta de Jamaica y la canela son algunos de los condimentos más comunes.

El mezze, una variedad de sabrosos platos fríos y calientes, es una de las partes más importantes de la cocina libanesa. Puede haber muchos platos pequeños en la mesa que representen a la vez un aperitivo o una comida en sí.

El pan, un alimento básico en el Líbano, se sirve con casi todas las comidas, casi siempre en forma de pan plano, a diferencia de lo que se suele ver y degustar en la gastronomía húngara. Es tan importante para la cocina libanesa que algunos dialectos árabes se refieren a él como “esh”, que significa “vida”.

Su experiencia gastronómica debe terminar con el café libanés con sabor a cardamomo, que se considera un digestivo para terminar la comida. O si prefiere el té, nuestro té con sabor a cardamomo servido en una hermosa tetera de estilo árabe es algo que no debe perderse.

  ¿Qué idioma se habla en el Líbano?