¿Cuáles son las costumbres de los afrocolombianos?

¿Cuáles son las costumbres de los afrocolombianos?

Afrocolombianos famosos

Manuel Rueda/El Mundo “En primer lugar, mostramos a la gente el centro histórico de Cartagena, que se construyó sobre las espaldas de los africanos”, explica Rocha, de 51 años, “y hablamos de cómo llegamos aquí, pero también de lo que ocurre con los afrocolombianos en la actualidad”.    “El recorrido de Rocha lleva a los visitantes a una muralla del siglo XVIII construida por los españoles para impedir que los piratas atacaran la ciudad. Aquí cuenta la historia de un comandante naval afrocolombiano que fue blanqueado en muchos cuadros históricos.  Relacionado:  ‘La forma de silenciarnos es matándonos’: El conflicto armado vuelve a la ciudad portuaria colombiana de BuenaventuraEl recorrido pasa por iglesias de la época colonial en las que Rocha habla de cómo la Iglesia católica castigaba a los esclavos que se aferraban a sus creencias religiosas. A continuación, se dirige a Bazurto, un caótico mercado callejero en el que los vendedores afrocolombianos se afanan por vender frutas, verduras y pescado.Rocha guía a un grupo de turistas por el mercado de Bazurto de Cartagena, donde muchos afrocolombianos trabajan como vendedores ambulantes.

Manuel Rueda/El Mundo Rocha también lleva a los visitantes a Getsemani, un barrio de calles estrechas y casas de 200 años. Tenía fama de tener problemas de drogas y delincuencia, hasta hace poco.  Los inversores han comprado las casas históricas y las han convertido en restaurantes y hoteles boutique.    Artistas callejeros han pintado murales que celebran la herencia negra de la ciudad, y bares con música de salsa en directo dan la bienvenida a los turistas.Los turistas echan un vistazo a Getsemani. Hasta hace poco, el barrio tenía fama de criminal, pero los inversores han comprado casas allí y las han convertido en restaurantes y hoteles boutique.

Población afrocolombiana

Los afrocolombianos son colombianos de ascendencia africana. Constituyen alrededor del 26% de la población colombiana actual, unos 11 millones de personas. Sin embargo, el 20% de la población afrocolombiana se autoidentifica como afrodescendiente según el estudio PERLA (Proyecto sobre Etnicidad y Raza en América Latina).

Constituyen la segunda población afrodescendiente más grande de América Latina, después de Brasil.    Los afrocolombianos han tenido un gran impacto en la cultura colombiana y en el entorno socioeconómico general. Las mayores poblaciones de afrocolombianos viven en los departamentos de la costa atlántica y pacífica, donde constituyen hasta el 80% de la población (DANE, Colombia: una nación multicultural). Los afrocolombianos son los afrodescendientes cuya cultura diversa refleja casi todos los grupos étnicos del África negra.

Sin embargo, como sostiene la antropóloga Nina de Friedemann, los afrocolombianos siguen siendo “invisibles” en la vida pública nacional, ya que su autoafirmación como grupo se ve complicada por numerosos factores históricos, culturales y geográficos de larga duración. Esta invisibilidad se extiende también a las esferas de la producción cultural y la autorrepresentación, en las que los afrocolombianos han ocupado posiciones reificadas o han vivido una ausencia como presencia en el imaginario cultural nacional.Entre los afrocolombianos notables se encuentran científicos colombianos como Raúl Cuero, escritores como Manuel Zapata Olivella y políticos: Piedad Córdoba, Paula Marcela Moreno Zapata y Luis Gilberto Murillo, la ganadora de Miss Colombia 2001 y modelo Vanessa Alexandra Mendoza Bustos, la primera medalla de oro olímpica para el país María Isabel Urrutia y el jugador de béisbol de las Grandes Ligas Edgar Rentería.

La cultura colombiana

Los africanos fueron llevados a Colombia como esclavos a principios del siglo XVI desde lugares como[5] los actuales Congo, Angola, Gambia, Nigeria, Camerún, Liberia, Ghana, Costa de Marfil, Guinea, Sierra Leona, Senegal y Malí[6] para reemplazar a la población nativa americana que disminuía rápidamente.

Los africanos desempeñaron un papel fundamental en la lucha por la independencia de España. Los historiadores señalan que tres de cada cinco soldados del ejército de Simón Bolívar eran africanos[8]. Los afrocolombianos pudieron participar en todos los niveles de la vida militar y política.

En 1851, tras la abolición de la esclavitud, la vida de los afrocolombianos era muy difícil. Los afrocolombianos se vieron obligados a vivir en las selvas para protegerse. Allí aprendieron a tener una relación armoniosa con el entorno selvático y a compartir el territorio con los indígenas colombianos.

A partir de 1851, el Estado colombiano promovió la ideología del mestizaje. Para mantener sus tradiciones culturales, muchos africanos e indígenas se internaron en las selvas aisladas. Los afrocolombianos y los indígenas fueron a menudo blanco de los grupos armados que querían desplazarlos para quedarse con sus tierras para las plantaciones de caña de azúcar, café y plátano, la minería y la explotación de la madera. Esta forma de discriminación sigue produciéndose hoy en día[9].

Comida afrocolombiana

Afrocolombianos: Caminos de Libertad es una exposición fotográfica itinerante del Museo Nacional de Colombia que muestra la vida cotidiana y los pasajes y lugares más importantes que recorrieron y se asentaron los africanos en su camino hacia la libertad desde la costa del Pacífico colombiano hasta el interior del país.

La esclavitud fue oficialmente abolida en Colombia en 1851, y sin embargo el tiempo no ha hecho mucho por borrar sus huellas en la población afrocolombiana, y en el resto de la nación. Las ramificaciones de esta dominación, humillación y exclusión han impregnado la vida cotidiana de los afrocolombianos y sus formas de organización social. La sombra de la esclavitud sigue arraigada en el inconsciente colectivo y se plasma y expresa en las profundas asimetrías económicas y la desigualdad de oportunidades de los afrodescendientes que forjaron y reafirmaron sus propias formas de vida, gobierno y organización social

Tras una primera itinerancia auspiciada por la Dirección de Poblaciones del Ministerio de Cultura de Colombia, el Museo Nacional de Colombia está llevando la exposición a diferentes puntos del país, como parte de su programa de exposiciones itinerantes. El objetivo del programa es dar a conocer al público nacional y extranjero el patrimonio cultural colombiano.