¿Qué rituales se hacen para este fin de año?

¿Qué rituales se hacen para este fin de año?

Rituals adventskalender

Si de verdad quieres volar en 2019, la planificación de fin de año no consiste solo en poner en orden tu estrategia y tu casa financiera. También necesitas poner en orden tu cabeza, y eso significa afinar tu psicología, renovar tus recursos mentales y volver a comprometerte con tus valores más profundos.En resumen, no sólo necesitas revisar y reflexionar sobre los asuntos de negocios. También necesitas revisar y reflexionar sobre tu vida, y la forma de hacerlo es con rituales. La ciencia ha demostrado que llevar a cabo acciones concretas para marcar un nuevo estado de ánimo realmente afecta a nuestros sentimientos y comportamiento.Entonces, ¿qué rituales de fin de año son los mejores? Internet está repleto de sugerencias, aunque la mejor opción puede ser la que le resulte más natural y eficaz. He aquí algunas sugerencias para que te pongas a pensar. 1. Da las gracias por escrito.

La gratitud es uno de los impulsores de la felicidad mejor estudiados y más potentes que existen. Contar tus bendiciones fortalece tus músculos de positividad, poniéndote en una posición más optimista para el año que viene. Tómate un tiempo para enviar a tus clientes o a tu equipo notas de agradecimiento escritas a mano. 2. 2. Despeja tu espacio y tu cerebro.

Ritual de finalización

Este año he decidido crear una miniserie de fin de curso llamada RITUALES. Aunque a menudo se piensa en la palabra ritual como algo relacionado específicamente con la religión, siempre he pensado en los rituales como algo muy personal y profundamente humano. Algo que me ayuda a sentirme conectada con otras personas queer, incluso cuando no podemos conocernos en persona, es el testimonio. Quiero saber qué haces para marcar el paso del tiempo, en los buenos tiempos, sí, pero lo más importante y más interesante, en los malos tiempos, también. Quiero saber qué es lo que te mantiene despierto por la noche. Quiero saber qué te despierta cada día. Quiero saber qué haces en el fin del mundo, con quién compartes tus días. Quiero entender lo que haces una y otra vez. Quiero verte. Quiero que me cuentes tus rituales.

  ¿Cómo es la gente que le gusta el hip hop?

De ese deseo, de esas ganas de ser testigo, nació esta miniserie. Personalmente estoy quemado de “contenido navideño”. No quiero nada chispeante, ni fácil, ni sacarina. Quiero saber cómo te va. No, en serio, ¿cómo te va a ti?

Ritual del jing

Tanto si estás de acuerdo con los propósitos de Año Nuevo como si no, reflexionar sobre lo que queremos dejar atrás en 2020 y lo que queremos llevar adelante en 2021 es una gran manera de dar la bienvenida al nuevo año. A continuación te explicamos por qué celebramos el Año Nuevo fijando propósitos y algunas opciones alternativas para nuestra Nochevieja en cuarentena. La historia de los propósitos de Año NuevoQue el 2020 haya sido un año difícil no significa que el 2021 vaya a seguir en la misma línea. Los seres humanos han celebrado el fin de año desde los tiempos de los babilonios, hace más de 4.000 años. Según History.com, los antiguos babilonios celebraban el año nuevo en marzo, cuando plantaban las cosechas. Durante los doce días que duraba la celebración, establecían propósitos y hacían promesas para que sus dioses les colmasen de buenas cosechas, salud y riqueza en el año siguiente.Sin embargo, tenemos que agradecer a Julio César que hiciera de enero el primer mes del año, alrededor del año 46 a.C., y por nuestra propensión a mirar hacia atrás en los últimos 365 días de la vida. El mes de enero debe su nombre al dios romano Jano, cuyo espíritu residía en las puertas y arcos. Jano miraba simbólicamente hacia el futuro y hacia el pasado. Normalmente, los romanos ofrecían sacrificios a Jano y hacían promesas de buen comportamiento para asegurar la buena suerte en el año siguiente.

  ¿Qué puedo traer de UK?

Rituales anuales

Quiero que te tomes un segundo. Ahora mismo. Sé que es cursi, pero es importante: quiero que te pongas la mano en el pecho… y quiero que te sientas orgulloso de ti mismo ahora mismo. No sólo por haber superado un viaje salvaje, sino por haberlo hecho con el corazón y la alegría todavía intactos. Y tan intencionalmente como pudiste, dadas las circunstancias.

Tampoco quiero hacer esta entrada del blog del tipo “ugh, el 2020 fue lo peor” – porque, aunque no quiero ser ciega al inmenso dolor que mucho de este año nos costó a muchos de nosotros – realmente creo que hubo más belleza, hubo más fuerza, hubo más amor este año de lo que cualquiera probablemente pensó que era posible.

Todos los años, desde que tengo uso de razón, me tomo el tiempo de reflexionar sobre el año que ha pasado. Es un ritual que me ayuda a procesar todo lo que ha pasado, y a asimilar realmente las lecciones y las cosas increíbles que han sucedido, antes de pasar rápidamente a lo nuevo.

Es algo que hacemos culturalmente: siempre vamos a lo siguiente o a lo nuevo, barriendo las cosas bajo la alfombra, sin pararnos a recoger la sabiduría o a reconocer las lecciones y el oro que ha supuesto un año de vida.