¿Cómo es el luto en Rumanía?

Pastel de la muerte rumano

La familia representa un importante valor rumano.    De hecho, Rumanía es una sociedad centrada en la familia.    Los rumanos aprecian las relaciones a largo plazo basadas en la confianza, el respeto y la lealtad.    Son atributos que aprenden a apreciar desde la infancia.

La religión desempeña un papel importante en la vida del pueblo rumano.    La mayoría son miembros de la Iglesia Ortodoxa.    Su religión fue suprimida durante más de 20 años bajo el comunismo (la dictadura de Nicolae Ceausescu).    Aun así, los rumanos no se han olvidado de rezar y tener esperanza.

Los rumanos están orgullosos de su país, sus costumbres, su historia, su patrimonio nacional y sus héroes.    Respetan su pasado.    Aunque algunos de ellos trabajen fuera del país, una parte de Rumanía siempre estará con ellos.

Ignat – esta costumbre consiste en sacrificar un cerdo el día de Ignat, el 20 de diciembre. Se considera que en la noche anterior, el cerdo sueña el cuchillo que lo sacrificará.    Además, a los niños del campo se les marca una cruz en la frente con sangre del cerdo para que estén sanos.

Luto en Rumanía

El funeral moderno en Occidente es cada vez más una celebración de la vida, marcada por un agotamiento del ritual. El historiador francés Philippe Ariès (1974) afirmaba que en Occidente la reducción del ritual asociado a la muerte y al morir reflejaba una incapacidad para aceptar la muerte provocada por el progresivo aumento de la importancia de la individualidad. Así, “la muerte del otro” -que era esperada y aceptada en la Edad Media como una especie de reintegración en la comunidad ancestral- se convierte en los tiempos modernos, según Ariès, en un acontecimiento insoportable que ya no puede ser mediado por el ritual. Por el contrario, el funeral rumano sigue estando muy dominado por las costumbres populares, a pesar de que algunos estudios sugieren una reciente disminución del ritual debido a diversos factores sociales, como la asunción por parte de los hombres de un papel más activo en la organización de los funerales, un ámbito considerado en gran medida del dominio de las mujeres mayores, que actúan como expertas mantenedoras de estas tradiciones. (Popescu-Simion, 2014) También en oposición al énfasis occidental en recordar el pasado celebrando la vida del difunto, los funerales rumanos se definen por una atención centrada en el presente, en el desarrollo momento a momento de estos ritos y también, por un intenso intercambio relacional con el propio cadáver. Me gustaría explorar aquí este compromiso con el cuerpo muerto como una especie de “conciencia de la muerte”, que conduce a una transición de identidad del difunto.

  ¿Qué costumbres tienen los rumanos?

Tradiciones rumanas

En Rumanía, los días de luto nacional se fijan por decisión del Gobierno. En los días de luto nacional, las banderas ondean a media asta y las emisoras de radio y televisión nacionales, así como las instituciones culturales, tienen que adaptar sus programas en consecuencia. Además, se posponen todos los eventos culturales, artísticos y deportivos previstos para esos días.

El cuerpo del rey Miguel será trasladado a Rumanía el 13 de diciembre y llevado al castillo de Peles, en Sinaia, y después al Palacio Real de Bucarest. El funeral tendrá lugar el 16 de diciembre en Curtea de Arges. Quienes tengan previsto visitar estos lugares entre el 13 y el 16 de diciembre deben pedir más información antes de acudir a ellos.

Rumanía ha marcado varios días de luto tras la caída del comunismo.  Por ejemplo, el país también declaró tres días de luto nacional en 2015 tras el trágico incidente en el club Colectiv de Bucarest, ocurrido el 30 de octubre.

En 2016, Rumanía celebró un día de luto nacional el 13 de agosto, día en el que tuvo lugar el funeral de la ex reina Ana. Antes de eso, el país marcó un día de luto el 24 de marzo para conmemorar a las víctimas de los atentados terroristas de Bruselas.

Ortodoxos rumanos 40 días después de la muerte

Las tradiciones funerarias rumanas que rodean el funeral de mi abuelo son tan vívidas hoy como lo eran cuando yo era un niño. Una mezcla de creencias con elementos precristianos conservados: espejos cubiertos, velas, plañideras profesionales y pastel de coliva.

  ¿Cómo se celebra el año nuevo en Rumanía?

Esta escena no es un extracto de mi próximo libro de terror, por mucho que me gustaría que así fuera. Es un recuerdo de mi infancia de las tradiciones funerarias rumanas, tan real hoy como si fuera ayer. Tenía entonces siete años y participaba en los ritos del entierro de mi abuelo.

Es sólo una de las muchas rarezas de un entierro tradicional en el pueblo de mi abuela. Se llamaba “Bara” y era una pequeña comunidad en la cima de una colina de unas 200 almas. Recuerdo perfectamente los caminos embarrados que bajaban desde nuestra casa hasta la iglesia. Todavía puedo ver el pozo de piedra en lo alto de la colina que domina el pueblo. Mi abuela siempre me advertía de que dentro del pozo vivía un anciano con un garfio y que si mirabas fijamente al pozo durante demasiado tiempo te arrastraría.