¿Cómo piensan los chinos en los negocios?

¿Cómo piensan los chinos en los negocios?

Un enfoque chino de la gestión

El ascenso de China como economía de consumo se sospecha desde hace tiempo, pero las cifras recientes han confirmado que la otrora potencia orientada a la exportación está ahora mucho más centrada en el interior, creando amplias oportunidades para las empresas que buscan expandirse en el extranjero.

Las cifras oficiales revelaron recientemente que China había entrado en déficit en el mes de marzo de 2013, aunque seguía habiendo un superávit de casi 270.000 millones de dólares en el año. Los resultados confirmaron lo que muchos analistas esperaban desde hace tiempo: que el crecimiento futuro del país dependería menos de las exportaciones y que los nuevos líderes se centran en ofrecer un crecimiento sostenible y de calidad, lo que supone un cambio positivo respecto al enfoque de crecimiento a toda costa del pasado.

El efecto del aumento de la riqueza y el gasto de los consumidores en China ya se está sintiendo en todo el mundo, con cifras recientes de turismo que muestran que los visitantes del país gastan más que cualquier otro país del mundo, con un récord de 102.000 millones de dólares desembolsados en el camino. Para las empresas en crecimiento con aspiraciones en el extranjero, China parece el destino perfecto para la expansión. Pero con los largos procedimientos burocráticos y un entorno de consumo desconocido que espera a los que lo intentan, es crucial contar con asesores locales que ayuden a navegar por el complejo mercado.

Puntualidad en China

Entender la cultura china es algo más que comprender el idioma. Con una historia de costumbres y tradiciones arraigadas en miles de años de historia, China ha construido su propia cultura empresarial, única y enormemente diferenciada, que a la vez integra las influencias occidentales y preserva ferozmente su propia perspectiva única. Las diferencias entre la cultura empresarial estadounidense y la china pueden crear fricciones si no se manejan con sensibilidad. Sin embargo, con algunos consejos, puede dominar los aspectos básicos para garantizar una comunicación empresarial respetuosa y cortés.

Las diferencias entre las costumbres empresariales americanas y chinas están influidas en gran medida por las diferencias en las mentalidades americanas y chinas. Los estadounidenses dan mucha importancia al yo y a la identidad personal, mientras que los chinos se centran más en una identidad nacional colectiva.

Mientras que los estadounidenses tienen la tentación de presumir de sus éxitos personales, los profesionales chinos de los negocios se ven a sí mismos como parte de un todo en el que pueden pensar en los éxitos como nación o en los éxitos como empresa. Centrarse en los éxitos individuales puede ser visto como una actitud jactanciosa y carente de humildad. Los estadounidenses pueden querer moderar la jactancia y encontrar otra forma de impresionar.

Qué hacer y qué no hacer en los negocios en China

A China no le faltan emprendedores, ni demanda de mercado, ni riqueza, pero ¿puede el país tener éxito en su intento de convertirse en el líder mundial de la innovación? Durante casi 40 años, el gobierno ha creado programas de investigación y zonas de alta tecnología, ha animado a las empresas nacionales a impulsar su capacidad de innovación y ha ayudado a las universidades a prosperar. Recientemente declaró su intención de transformar a China en “una sociedad innovadora” para 2020 y en un líder mundial en ciencia y tecnología para 2050.

Pero contra las intenciones y los recursos del gobierno corren algunas poderosas corrientes. Los representantes del Partido Comunista deben estar presentes en las empresas con más de 50 empleados, un requisito que limita el comportamiento competitivo y empresarial. Y muchas empresas chinas se han dado cuenta de que las recompensas por las mejoras incrementales son tan grandes que hay pocos incentivos para perseguir los avances.

Los chinos inventaron la pólvora, la brújula, la rueda hidráulica, el papel moneda, la banca a distancia, la administración pública y la promoción por méritos. Hasta principios del siglo XIX, la economía china era más abierta y orientada al mercado que las economías europeas. Sin embargo, hoy en día muchos creen que Occidente es el hogar de los pensadores e innovadores empresariales creativos, y que China es en gran medida una tierra de aprendices de memoria atados a las reglas, un lugar donde la I+D se lleva a cabo con diligencia pero los avances son escasos.

Negocios en China diferencias culturales

Al ser una de las civilizaciones vivas más antiguas de la Tierra, China ha ido desarrollando su cultura a lo largo de milenios y, durante su visita, es posible que se dé cuenta de que la cultura china no es exactamente lo que usted está acostumbrado. Lo que puede ser culturalmente aceptable en Occidente puede ser tabú en China (y viceversa), así que es natural sentirse un poco abrumado cuando se visita China por primera vez.

Para ayudar a mantener el choque cultural al mínimo, hemos recopilado esta práctica lista de lo que se debe y no se debe hacer culturalmente, así como una guía general de etiqueta que le ayudará a integrarse en este fascinante país.

Si le interesa saber más sobre la cultura de los templos chinos, no deje de consultar nuestra guía Cómo visitar un templo chino o acompáñenos en nuestro popular viaje de 7 días en tren para descubrir el Tíbet, en el que estará rodeado de un paisaje espectacular mientras viaja por el ferrocarril más alto del mundo.

¿Está pensando en viajar a la Ruta de la Seda? No deje de consultar nuestra Guía de la Ruta de la Seda, o si es la primera vez que visita China, nuestro recorrido de 13 días Pekín- Xian- Dunhuang- Urumqi- Shanghái incorpora una visita a la Ruta de la Seda con otros puntos destacados de China.