Costumbres navideñas en alemania

Costumbres navideñas en alemania

Las celebraciones navideñas en Alemania terminan, al igual que aquí, el 6 de enero con la Epifanía y la llegada de los Reyes Magos. Tradicionalmente, los niños se disfrazan de Reyes Magos y van de casa en casa cantando una canción, llevando un palo decorado con una gran estrella. A cambio, reciben dinero y dulces.

Con un calendario de adviento los días previos a la Navidad, la costumbre dice que tienen que abrir, cada día, la caja correspondiente al día en cuestión y encontrar un chocolate, un dulce o incluso un juguete.

También es imprescindible leer La tregua de Navidad. Cartas desde el frente por A. Del Bono.

 

Cuando los árboles de navidad se fabricaban en alemania

La primera prueba cierta de la tradición del árbol de Navidad procede de Estrasburgo, que entonces era un territorio alemán, y se remonta a 1605. En una nota facilitada por un ciudadano local, se afirma que “en Navidad, en Estrasburgo, se preparan árboles en los que se cuelgan rosas de papel de colores, manzanas, etc.”.

Una leyenda atribuye también la invención del árbol de Navidad a Martín Lutero: se dice que éste, en una noche estrellada, tuvo la idea de llevar a casa para sus hijos un árbol iluminado por numerosas velas, que simbolizaban las estrellas creadas por Dios.

En los llamados Doce Días de Navidad, deambulan figuras femeninas (Frauen), según el folclore alemán, que en la superstición están vinculadas a prohibiciones relacionadas con el trabajo del hilado.

En Alemania, los ritos de sacrificio contra animales domésticos, como perros y gatos, se extendieron en su día durante el periodo navideño: en Mecklemburgo, por ejemplo, era costumbre arrojar un perro al agua del ganado para alejar la sarna.

  Religion budista costumbres