Las malas amistades corrompen las buenas costumbres

Las malas amistades corrompen las buenas costumbres

las malas compañías corrompen el buen carácter lección objetiva

En Primera de Corintios, el apóstol Pablo aborda una serie de cuestiones relacionadas con la vida y la doctrina. Algunos temas son las divisiones y peleas, la inmoralidad sexual, los pleitos entre creyentes, el matrimonio y la soltería, la libertad en Cristo, el orden en el culto, el significado de la Cena del Señor y el uso correcto de los dones espirituales, así como una profunda enseñanza sobre la resurrección.

Todos estos temas hacen hincapié en la conducta cristiana en la iglesia local. El contexto de nuestro pasaje clave de hoy parece ser una respuesta a los falsos maestros que habían llegado a la iglesia de Corinto enseñando que la resurrección de Jesucristo no era cierta. El apóstol Pablo responde a esto en 1 Corintios 15:32 diciendo “¿Qué gano yo si, humanamente hablando, luché con bestias en Éfeso? Si los muertos no resucitan, “comamos y bebamos, porque mañana moriremos”.

Pablo nos está enseñando que al asociarnos con falsos maestros, seremos influenciados negativamente por ellos. La verdad es que los falsos maestros no conducen a la santidad y es crítico que seamos cuidadosos con quien construimos relaciones. Esto es cierto especialmente para aquellos fuera de la iglesia. Los incrédulos pueden hacer que incluso los cristianos más fuertes flaqueen en su fe y afecten negativamente su caminar con Cristo y su testimonio al mundo. Pablo nos advierte que no nos dejemos engañar.

cómo la mala comunicación corrompe las buenas costumbres

El Señor nos advierte que no nos dejemos engañar fácilmente pensando que sus palabras y advertencias son para otra persona y no para nosotros.    Tal vez Él se refería a alguien no tan espiritual como nosotros, alguien no tan maduro, no tan inteligente.    Tal vez alguien más débil, más ingenuo, alguien en quien no se puede confiar para hacer siempre lo correcto en el momento adecuado como nosotros.    ¿De verdad?

La primera advertencia es sobre el engaño.    No debemos ser engañados pensando que lo que Dios nos dice no es cierto, o no se aplica a nuestra situación.    No debemos ser engañados creyendo que esta advertencia estaba dirigida a otra persona.    ¿Por qué?      Porque esa es exactamente la racionalización que cada uno de nosotros hace con respecto a la Palabra de Dios cuando Su Palabra no nos permite hacer lo que queremos hacer y lo que pensamos que es correcto.    Después de todo, queremos seguir nuestro corazón, y ser fieles a nuestro propio corazón.    Sin embargo, olvidamos de buena gana que Dios afirma que nuestro corazón es “engañoso sobre todas las cosas y desesperadamente perverso” (Jer. 17:9).    Así que, para tener el conocimiento de Dios, nuestro corazón sería lo último que querríamos seguir.

las malas compañías corrompen el buen carácter

En su primera carta a los Corintios, el apóstol Pablo escribió sobre los falsos maestros que habían llegado a la iglesia de Corinto enseñando que la resurrección de Jesucristo no era cierta. Estas personas…

En Números 22-24, vemos los sucesos de Balac, el rey de los moabitas, que quería maldecir al pueblo de Dios porque le temía. Así que Balac contrató a Balaam, un falso profeta o “adivino” (Josué 13:22), para que maldijera al pueblo de Dios a su paso por Moab. Sin embargo, Balaam no pudo pronunciar una maldición debido a las severas instrucciones del Señor de sólo bendecir a los israelitas.

Lo interesante es que se revelan las malas intenciones de Balaam y que realmente quería las riquezas que el rey Balak le ofrecía. Debido a la codicia de Balaam, Números 31:16 nos dice que ideó una manera de maldecir al pueblo de Dios, haciendo que el “pueblo cometiera prostitución con las mujeres de Moab”. (Números 25:1) Las relaciones de los israelitas con las mujeres moabitas permitieron una puerta abierta para que se cometiera idolatría por parte de los hijos de Dios.

la mala compañía corrompe el buen carácter explicación

En su primera carta a los Corintios, el apóstol Pablo escribió sobre los falsos maestros que habían llegado a la iglesia de Corinto enseñando que la resurrección de Jesucristo no era cierta. Estas personas sólo consideraban su existencia física y negaban la vida después de la muerte o la resurrección (1 Corintios 15:32). Como resultado, su visión moral de la vida influyó en el resto de los creyentes corintios.

Pablo nos está diciendo que al asociarnos con falsos maestros, seremos influenciados negativamente por ellos. La verdad es que las falsas enseñanzas no conducen a la santidad. Como tal, es crítico que seamos cuidadosos con quien formamos relaciones, especialmente con aquellos fuera de la iglesia porque los incrédulos pueden causar que incluso los cristianos más fuertes vacilen en su fe y afecten adversamente su caminar con Cristo y su testimonio al mundo. Por eso Pablo nos dice: “No os dejéis engañar”.

En realidad, esta fue la segunda vez que Pablo advirtió a los corintios que no se dejaran engañar (1 Corintios 6:9). Les advirtió que no adoptaran el estilo de vida de las personas corruptas, que no heredarán el reino de Dios. Pablo sabía lo fácil que es para la gente dejarse influir por esas enseñanzas adversas. Si no se controla desde el principio, podrían empezar a adoptar esas ideas y comportamientos pervertidos como algo normal. Por esta razón, Pablo cita un proverbio del poeta griego Menandro: “Las malas compañías corrompen el buen carácter” (1 Corintios 15:33). Sin duda, este proverbio era muy conocido entre los griegos de la época.

  ¿Cuáles son las artesanías del estado Apure?