¿Cuál es el legado cultural de los persas?

Administración persa

Eve MacDonald no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

No es posible hacer justicia al valor del patrimonio cultural de Irán: es una historia rica y noble que ha tenido un impacto fundamental en el mundo a través del arte, la arquitectura, la poesía, en la ciencia y la tecnología, la medicina, la filosofía y la ingeniería.

El pueblo iraní es muy consciente -y está justamente orgulloso- de su herencia persa. El legado arqueológico dejado por las civilizaciones del Irán antiguo y medieval se extiende desde el mar Mediterráneo hasta la India y abarca cuatro milenios, desde la Edad de Bronce (3er milenio a.C.) hasta la gloriosa época del Islam clásico y las magníficas ciudades medievales de Isfahán y Shiraz, que prosperaron en los siglos IX-XII d.C., y más allá.

En el siglo VI a.C., Irán albergó el primer imperio mundial. Los aqueménidas gobernaban una superpotencia multicultural que se extendía hasta Egipto y Asia Menor en el oeste y la India y Pakistán en el este. Eran la potencia por la que se medían todos los demás imperios antiguos. Su patria cultural estaba en la provincia de Fars, en el actual Irán. La palabra persa es el nombre del pueblo iraní basado en la región de origen de los aqueménidas: Pars.

El imperio persa

Se ha dicho que la elasticidad cultural ecléctica es una de las principales características que definen la identidad iraní y un indicio de su longevidad histórica[9]. Richard N. Frye, destacado iranólogo, destaca el impacto histórico de alto nivel de la cultura iraní en su libro de 2005 Greater Iran: A 20th-century Odyssey:

  ¿Cómo se celebra una boda tradicional?

Irán posee uno de los patrimonios artísticos más antiguos, ricos e influyentes del mundo, que abarca muchas disciplinas, como la literatura, la música, la danza, la arquitectura, la pintura, el tejido, la cerámica, la caligrafía, la metalurgia y la cantería.

El arte iraní ha pasado por numerosas fases, lo que queda patente en la estética única de Irán. Desde el Chogha Zanbil elamita hasta los relieves medos y aqueménidas de Persépolis, pasando por los mosaicos de Bishapur.

La Edad de Oro islámica trajo consigo cambios drásticos en los estilos y la práctica de las artes. Sin embargo, cada dinastía iraní tenía sus propios focos de interés, que se basaban en los de la dinastía anterior, y todas ellas ejercieron en su época una gran influencia en la configuración de las culturas del mundo de entonces y de hoy.

La cultura persa

Irán ha estado en el candelero por varias razones, algunas de ellas los conflictos por el acuerdo nuclear y las invasiones culturales. La llegada de Internet y de la tecnología ha permitido al mundo comunicarse y descubrir caras desconocidas y no contadas de otros países. Aparte de la globalización y los factores tradicionales que afectan a Irán, hay otros factores contradictorios que hacen de Irán un país hermoso.

Irán posee uno de los patrimonios artísticos más ricos del mundo y alberga una serie de tradiciones y habilidades artísticas como la pintura, la cerámica, la caligrafía, la arquitectura, el tejido, la metalurgia y la escultura. El arte iraní, o arte persa, contempla las técnicas más singulares y antiguas en cada disciplina artística, lo que lo convierte en uno de los países artísticos más solicitados.

  ¿Qué habrá en el Zócalo el 31 de diciembre?

Las pinturas en miniatura, la cerámica, las esculturas, los libros de arte y los trabajos en metal iraníes tienen una gran demanda en todo el mundo debido a los intrincados detalles y las innovadoras técnicas utilizadas para crear las obras de arte. Irán tiene un rico patrimonio e historia del arte y hay seis hitos clave que hacen que el legado del arte iraní sea realmente poderoso.

El legado del imperio persa

Inscrito con escritura cuneiforme, el Cilindro registra la conquista de Babilonia en el año 539 a.C. por el rey persa Ciro el Grande (gobernó entre 559 y 530 a.C.). Ya antes de su descubrimiento, Ciro tenía fama de gobernante benévolo y noble. El historiador griego Jenofonte (430-354 a.C.) lo presentó como un líder ideal en su Ciropaedia, mientras que los textos del Antiguo Testamento alaban a Ciro por poner fin al exilio judío en Babilonia. El Cilindro aporta un valioso complemento a este legado, ya que recoge -en palabras del propio Ciro- cómo, al tomar el control de Babilonia, restauró las tradiciones religiosas y permitió a los que habían sido deportados regresar a sus asentamientos en Babilonia y sus alrededores.

Al tomar Babilonia, Ciro incorporó al creciente Imperio Aqueménida lo que hasta entonces era el corazón de un gran reino. Sin embargo, en lugar de imponer las prácticas persas a sus pueblos, trató de mantener sus tradiciones. Esto es evidente en el propio Cilindro de Ciro. Por un lado, la inscripción estaba escrita en la lengua local, el babilonio. Además, al incrustar este Cilindro en los cimientos de Babilonia, Ciro se adhería a una práctica habitual en la región, destinada a asegurar el favor divino y a registrar los logros de un gobernante para la posteridad. Al seguir una costumbre establecida, Ciro se propuso legitimar su recién adquirida autoridad.

  ¿Cuáles son las tradiciones de los fariseos?