¿Qué costumbres tenían los mazahuas?

Lengua mazahua

Chichén Itzá es una antigua ciudad maya situada en la península de Yucatán. En su apogeo, alrededor del año 600 d.C., fue el centro del poder en la región. Muchos de los palacios de piedra, templos y mercados originales permanecen en la ciudad.Teotihuacán

Teotihuacán, una antigua ciudad posiblemente construida por los toltecas, se encuentra en el estado de México. La ciudad alcanzó el poder en el año 150 d.C. y tuvo una gran influencia en la cultura maya. En ella se encuentra la tercera pirámide más grande del mundo, la Pirámide del Sol.Ruinas de Paquimé

Paquimé, situada en el estado de Chihuahua, fue un centro cultural en el norte de México durante más de 300 años. En su apogeo, en el siglo XIII, se cree que la población de la ciudad alcanzaba los 10.000 habitantes, y la mayoría de los ciudadanos vivían en edificios de cinco o seis pisos, similares a los apartamentos modernos.Paquimé contaba con un área ceremonial, estructuras de templos, un campo de juego de pelota, pirámides y montículos de efigies, incluyendo uno que se asemejaba a una cruz con perfecta orientación astronómica. Los pavos y los loros se mantenían en jaulas especiales, posiblemente para suministrar las plumas que se utilizaban en las ceremonias y en los adornos personales.Cuarenta Casas

Tarascans

Los mazahuas son un pueblo indígena de México que habita principalmente en la parte noroeste del Estado de México y en pequeñas partes de Michoacán y Querétaro. La mayor concentración de mazahuas se encuentra en los municipios de San Felipe del Progreso y San José del Rincón del Estado de México. También hay una presencia importante en la Ciudad de México, Toluca y la zona de Guadalajara debido a la migración reciente. Según el censo mexicano de 2010, hay 116.240 hablantes de esta lengua en el Estado de México, lo que supone el 53% del total de hablantes de lenguas indígenas en la entidad.

  ¿Qué día se da la Pascua a los ahijados?

Una de las formas en que los mazahuas han mantenido su cultura es la vestimenta de las mujeres, cuyos elementos tienen significados concretos y valores específicos. Las prendas incluyen una blusa, una falda llamada chincuete, una enagua, un delantal, un rebozo, un quezquémetl y una faja[2]. La superposición de prendas, especialmente las faldas, da a las mujeres un aspecto robusto[3]. El traje tradicional de las mujeres, especialmente la versión tejida a mano en lana, está en peligro de desaparecer a pesar de los esfuerzos por salvar las habilidades y tradiciones necesarias para mantenerlo[2].

Chichimeca jonaz

Muchos de los indígenas de México hablan ahora el español además de su lengua materna. Las lenguas más habladas son el náhuatl, el maya, el totonaco, el zapoteca, el otomí, el tarahumara, el mixteco, el mexe, el mazateco y el mazahua.

Pocos registros indígenas anteriores a Cortés sobrevivieron al período colonial temprano. Sin embargo, una vez que los sacerdotes convirtieron a los indios en cristianos, sus sacramentos fueron registrados en los libros parroquiales. En el momento del bautismo, el indio recibía un nombre cristiano, por el que usaría y sería conocido. En la época anterior a la revolución, la Iglesia Católica acostumbraba a registrar los sacramentos de los indios por separado de los de los españoles. La clasificación racial se hacía a menudo sobre la base de la apariencia física o el estatus social y, por lo tanto, no siempre era exacta. A veces los sacerdotes utilizaban un juego de libros diferente o registraban a los españoles en la parte delantera del libro y a los indios en la parte trasera. Asegúrese de mirar en ambos registros, porque los sacerdotes a veces registraban involuntariamente una entrada en la sección equivocada.

  ¿Cómo es el baile tradicional de los masai y que demuestra?

Indígenas de México

La tradición de la ofrenda de México ha sido llevada a Estados Unidos y Canadá por los inmigrantes mexicanos. En la foto de arriba se ve una ofrenda en el Centro de Estudiantes de Primer Año de la Escuela Secundaria J.S. Morton en Cicero, IL, que los estudiantes mexicano-americanos crearon para celebrar la vida y la cultura.

La conservación de la mariposa monarca es un tema que une muchos “saberes” y formas de entender el mundo. Esta mariposa es probablemente el insecto más emblemático de toda Norteamérica y se enfrenta a retos de supervivencia a lo largo de su ruta migratoria por Canadá, Estados Unidos y México. Su impresionante migración y el riesgo de su desaparición es lo que une a estos saberes de diferentes orígenes. Aquí hablaremos del Conocimiento Ecológico Tradicional (CET) vinculado a México, que es el hábitat de hibernación de la población oriental de la monarca.

Los mazahuas y los otomíes incorporan de manera integral a la monarca en sus rituales tradicionales, específicamente en torno a la temporada agrícola. La llegada de la monarca coincide con el final de la cosecha. Por ello, las monarcas también son conocidas localmente como cosechadoras. Existen registros etnohistóricos que afirman que estas tradiciones son precoloniales y que desde la época prehispánica el monarca se relaciona con el Dios Sol: creador y dador de vida. Según esos estudios, los mazahuas creían que “… de la boca del dios de la creación, el sol aparecía todos los días y que los rayos solares, durante la época de invierno, se convertían en mariposas, semillas del sol, para cubrir la tierra y a los humanos, fertilizar la tierra y polinizar las flores, decorar la vida y el aire…” [Correa Pérez 1986 en Duarte y Martínez 2004]. En esta misma dirección, la metamorfosis del creador en mariposas fue una explicación de las monarcas como un prolífico insecto dador de vida.    Además, estas comunidades asocian la salida de las monarcas (el regreso de las monarcas a Estados Unidos y Canadá) con la preparación de la tierra y el inicio del siguiente ciclo agrícola.

  ¿Cuáles son tus creencias más fuertes?