¿Qué es la tradicion ortodoxa?

Cristianismo ortodoxo

La palabra “ortodoxo” significa “creyente correcto” y fue adoptada para significar la verdadera religión que seguía fielmente las creencias y prácticas definidas por los siete primeros concilios ecuménicos (que datan de los diez primeros siglos). La Ortodoxia Oriental afirma haber conservado íntegramente, sin ninguna desviación, las tradiciones y doctrinas de la primitiva iglesia cristiana establecidas por los apóstoles. Los adeptos se creen la única fe cristiana verdadera y “correctamente creyente”.

La principal disputa que condujo a la ruptura entre la ortodoxia oriental y el catolicismo romano se centró en la desviación de Roma de las conclusiones originales de los siete concilios ecuménicos, como la reivindicación de una supremacía papal universal.

Otro conflicto particular se conoce como la Controversia del Filioque. La palabra latina filioque significa “y del Hijo”. Se había insertado en el Credo de Nicea durante el siglo VI, cambiando así la frase relativa al origen del Espíritu Santo de “que procede del Padre” a “que procede del Padre y del Hijo”. Se había añadido para enfatizar la divinidad de Cristo, pero los cristianos orientales no sólo se opusieron a la alteración de cualquier cosa producida por los primeros concilios ecuménicos, sino que también estuvieron en desacuerdo con su nuevo significado. Los cristianos orientales creen que tanto el Espíritu como el Hijo tienen su origen en el Padre.

Tradiciones ortodoxas griegas después de la muerte

– Sólo en el siglo XX, se calcula que 40 millones de cristianos ortodoxos dieron su vida por su fe, principalmente bajo el comunismo. Tan alto es el compromiso de muchos cristianos ortodoxos con Cristo y su Iglesia, que a menudo se la ha llamado “la Iglesia de los mártires”.

La Iglesia ortodoxa es la Iglesia cristiana original, la Iglesia fundada por el Señor Jesucristo y descrita en las páginas del Nuevo Testamento. Su historia se remonta en continuidad ininterrumpida hasta Cristo y sus doce apóstoles.

  ¿Qué se celebra el Lunes de la Semana Santa?

Por increíble que parezca, durante más de veinte siglos ha continuado con su fe y su práctica inalteradas. Hoy en día, su doctrina apostólica, su culto y su estructura permanecen intactos. La Iglesia Ortodoxa sostiene que la Iglesia es el Cuerpo vivo de Jesucristo.

A muchos nos sorprende saber que durante los primeros 1000 años de la historia del cristianismo hubo una sola Iglesia. Fue en el siglo XI cuando se produjo una desastrosa división entre el Oriente ortodoxo y el Occidente latino. Aunque se venía gestando desde hacía años, el llamado “Gran Cisma” de 1054 representó una separación formal -y chocante- entre Roma y la Ortodoxia. En el centro de la controversia se encontraban dos áreas de desacuerdo de vital importancia: el papel del papado y la forma de interpretar la doctrina.

Qué es la ortodoxia

¿Cuál es la relación entre la tradición cristiana ortodoxa y la vida cotidiana de las personas? El volumen, Praying with the Senses: Espiritualidad cristiana ortodoxa contemporánea en la práctica, editado por la antropóloga Sonja Luehrmann, pretende “describir el funcionamiento de la oración en una tradición en la que las jerarquías y las prescripciones importan, pero en la que se despliegan a través de relaciones flexibles y muy personales” (p. 12). Al hacerlo, los autores de los capítulos sostienen que vivir “la vida ortodoxa perfecta” se hace posible y difícil a la vez a través de las interacciones cotidianas que la gente desarrolla durante sus oraciones. Por lo tanto, lo que la gente oye, ve y dice, incluso cuando reza en privado, puede considerarse un medio relacional continuo para negociar y determinar las normas éticas “correctas” de la tradición cristiana ortodoxa.

  ¿Qué se hace el día lunes de Semana Santa?

En su volumen editado, Praying with the Senses: Contemporary Orthodox Christian Spirituality in Practice, la antropóloga Sonja Luehrmann colabora con un grupo de diez profesores y estudiantes de antropología para investigar el significado de la oración entre diferentes poblaciones y comunidades cristianas ortodoxas de todo el mundo. Al reunir diferentes estudios de casos de Europa del Este, Oriente Medio, el norte de África y el sur de Asia, los autores de los capítulos del libro vinculan sus diversas etnografías empíricas para comprender ampliamente los matices teológicos, políticos, sociales y económicos que constituyen las oraciones “correctas”, junto con la forma en que tales actos están conectados con la “ortodoxia” del sensorio cotidiano de las personas.

Creencias cristianas ortodoxas

La historia ortodoxa está marcada exteriormente por una serie de rupturas repentinas: la toma de Alejandría, Antioquía y Jerusalén por los mahometanos árabes; el incendio de Kiev por los mongoles; los dos sacos de Constantinopla; la Revolución de Octubre en Rusia. Sin embargo, estos acontecimientos, aunque han transformado la apariencia externa del mundo ortodoxo, nunca han roto la continuidad interna de la Iglesia Ortodoxa. Lo primero que llama la atención de un extranjero al encontrarse con la Ortodoxia suele ser su aire de antigüedad, su aparente inmutabilidad. Descubre que los ortodoxos todavía bautizan por triple inmersión, como en la Iglesia primitiva; todavía llevan a los bebés y a los niños pequeños a recibir la Sagrada Comunión; en la Liturgia el diácono todavía grita: “¡Las puertas! Las puertas”, recordando los primeros tiempos en los que la entrada a la iglesia estaba celosamente vigilada y sólo los miembros de la familia cristiana podían asistir al culto familiar; el Credo se sigue recitando sin añadidos.

  ¿Cuáles son los días que se deben respetar en Semana Santa?

Estos son sólo algunos ejemplos externos de algo que impregna todos los aspectos de la vida ortodoxa. Recientemente, cuando se pidió a dos eruditos ortodoxos que resumieran la característica distintiva de su Iglesia, ambos señalaron lo mismo: su inalterabilidad, su determinación de permanecer fieles al pasado, su sentido de continuidad viva con la Iglesia de los tiempos antiguos (Véase Panagiotis Bratsiotis y Georges Florovsky, en Orthodoxy, A Faith and Order Dialogue, Ginebra, 1960). Dos siglos y medio antes, los Patriarcas orientales decían exactamente lo mismo a los no juristas: