¿Cuáles son las costumbres de Argelia?

Frases argelinas

El árabe es la lengua oficial de Argelia. El francés era la lengua principal de los negocios antes de 1992, pero ahora se utiliza muy poco en el país. En los hogares bereberes y en las zonas remotas se hablan varios dialectos bereberes, pero la mayoría de los bereberes también hablan árabe. Los arabófonos constituyen el 75% de la población, mientras que los bereberes son el 25% aproximadamente, y los francófonos se reducen a menos de 50.000 personas.

Argelia es el país más grande de África, con más de cuatro quintas partes de su territorio cubiertas por el desierto del Sahara. El país cuenta con una población de 37,1 millones de personas que se sitúan principalmente en la costa norte. Argelia es una república constitucional multipartidista. En las zonas pobladas hay instalaciones para los viajeros, pero a veces son limitadas en calidad y cantidad.

El índice de criminalidad en Argelia es moderado. Se han denunciado delitos graves en los que hombres armados que se hicieron pasar por policías entraron en las casas y robaron a sus ocupantes a punta de pistola. Los hurtos y los robos en viviendas son frecuentes, y los atracos van en aumento, sobre todo al anochecer en las ciudades. Son frecuentes los robos de contenido y piezas de los coches aparcados, los hurtos de carteras, los robos en trenes y autobuses, los robos de objetos dejados en las habitaciones de los hoteles y los robos de bolsos. Las alarmas, las rejas y/o los guardias ayudan a proteger la mayoría de las residencias de los extranjeros.

Plato nacional de Argelia

La cultura argelina es una fascinante mezcla de características africanas y árabes con una fuerte influencia francesa. El Islam es una fuerza dominante en esta nación conservadora, por lo que los expatriados procedentes de sociedades más liberales pueden tardar en adaptarse. Es de esperar un cierto choque cultural inicial en Argelia.

  ¿Cómo se baila en Argelia?

Las principales lenguas de Argelia son el árabe y el bereber. El francés también está muy extendido e influye mucho en el dialecto local del árabe que se habla en Argelia. El inglés es cada vez más popular, pero los expatriados que deseen integrarse plenamente en la sociedad argelina deben hacer un esfuerzo por aprender árabe o francés.

El Islam es la religión principal de Argelia y domina prácticamente todos los aspectos de la vida del país. En Argelia se toleran otras religiones, pero sigue siendo una nación islámica y los expatriados deben mostrar siempre respeto por las costumbres y leyes locales. Se debe evitar hablar de cuestiones religiosas.

La vestimenta argelina es conservadora. Las mujeres, en particular, deben cubrirse los hombros y las piernas en todo momento cuando estén en público. Las muestras de afecto en público se consideran inapropiadas en Argelia, y la cohabitación de solteros también está mal vista.

Colonialismo francés Argelia

Los bienes importados deben ser reexportados al final de la estancia, salvo en el caso de liberación para uso doméstico en los términos y condiciones de la normativa vigente. Debe presentar al servicio de aduanas la declaración de divisas y objetos de valor, así como el resto de divisas. retenidas;

Asimismo, los servicios aduaneros le concederán una justificación relativa a sus efectos y objetos de origen argelino.  Esta justificación permitirá a dichos servicios identificarlos cuando regrese a Argelia.

Traje tradicional argelino

Historia, lengua y cultura de ArgeliaHabiendo obtenido la independencia de Francia en 1962 tras una sangrienta Guerra de Independencia que sigue siendo el acontecimiento que define la historia moderna del país, Argelia ha tenido una primera mitad de siglo dramática y rocambolesca en la que ha estado sola. Siguiendo una senda socialista y laica durante las décadas de 1970 y 1980 para mantener a raya las tensiones árabes y bereberes, el país se vio sumido en el descontento popular a finales de la década de 1980.

  ¿Qué idioma hablan los argelinos?

En la década de 1990, la política argelina se vio dominada por una sangrienta lucha entre el ejército y los militantes islámicos, que se extendió por gran parte del país y causó enormes pérdidas de vidas. La guerra civil se extinguió en 2002, cuando Abdelaziz Bouteflika, antiguo y respetado ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, fue elegido presidente del país, cargo que ocupa desde entonces. Desde entonces, Buteflika dirige el país con mano de hierro y, aunque no es un demócrata, puede decirse que ha aportado al país algo que necesita mucho más a corto plazo: estabilidad y paz.