¿Cómo poner en práctica los buenos modales?

Ejemplos de buenos modales

Cuando los niños piensan en los modales, es posible que les vengan a la mente imágenes de adultos que practican la etiqueta adecuada durante una comida o un acto social. Pero, cuando se trata de la esencia del asunto, los modales son en realidad pequeños gestos intencionados que hacen saber a la gente que su presencia es deseada y apreciada. Teniendo esto en cuenta, todo el mundo -sin importar lo grande o pequeño que sea- puede (y debe) poner en juego los buenos modales. Cultivamos estos sentimientos en nuestros hogares utilizando palabras amables y comportamientos educados para que tanto los niños como los adultos se sientan reconocidos y valorados.

Entonces, ¿cómo pueden los padres de hoy en día ayudar a los niños no sólo a aprender la importancia de los buenos modales, sino también a ponerlos en práctica? He aquí cuatro consideraciones útiles para que las familias tengan en cuenta a la hora de enseñar a sus pequeños los buenos modales.

Por supuesto, nadie nace con las habilidades de etiqueta perfectas, especialmente los niños menores de 5 años. Incluso los adultos deben practicar un comportamiento educado y conocer las costumbres sociales. Por ejemplo, si te pidieran que conocieras a la Reina de Inglaterra, es probable que investigaras y practicaras bastante antes del gran día. Del mismo modo, cuando los niños empiezan a ser conscientes de las costumbres que les rodean, se encuentran con ellas por primera vez. Utilizar palabras y frases como “por favor” o “gracias” puede resultar confuso o innecesario para los más pequeños. Del mismo modo, pedirles que vayan más despacio o que caminen en lugar de correr puede resultar frustrante para los niños. Por eso es importante explicarles los fundamentos de los modales. Correr es estupendo para los parques infantiles y los patios, pero puede ser peligroso en suelos de mármol duros y resbaladizos. Dar una razón para el comportamiento educado ayudará a los niños a entender que las reglas existen para su beneficio y seguridad. Estos límites les ayudarán a sentirse valorados y atendidos.

  ¿Cuáles son las características más importantes de la Edad Antigua?

Cómo enseñar a tu hijo modales y respeto pdf

Nunca es demasiado pronto para empezar a enseñar a tu hijo la importancia de los buenos modales y la etiqueta. Los niños de corta edad tienen un cerebro increíblemente absorbente. Recuerdan lo que se les enseña con claridad y sus mentes absorben todo mucho más rápido de lo que lo harían a una edad más avanzada.

Los modales y la etiqueta en los niños son un indicador de que han sido bien educados. Enseñar buenos modales a los niños puede ser toda una tarea, pero asegúrate de no perder la paciencia con tu hijo. Al fin y al cabo, ser paciente también es una buena etiqueta. Y los niños aprenden de los adultos que son buenos modelos de conducta. Por lo tanto, es importante que nosotros, como adultos y padres, mostremos los mejores modales delante de nuestros hijos, para que ellos puedan observar y aprender.

Inculcar buenos modales a tu hijo también le convierte en una persona agradable en general, educada, amable y con más posibilidades de triunfar en la vida. En este artículo, veremos una lista de 20 buenos modales que tu hijo debe conocer y aprender.

Los niños que suelen ser groseros o agresivos atraen a la gente equivocada, mientras que los que tratan a sus compañeros y amigos con amabilidad y respeto son más populares y atraen a personas más leales que reflejan su comportamiento. Los buenos modales conducen a relaciones más sólidas y positivas.

Lista de palabras de buenos modales

Los artículos de Verywell Family son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud familiar. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y en caso de actualizaciones sustanciales. Más información.

  ¿Cuáles son las tradiciones prehispánicas?

En la acelerada sociedad actual, impulsada por la tecnología, enseñar modales a los niños es algo más crucial que nunca. Una de las tareas más importantes que tenemos como padres es ayudar a nuestros hijos a desarrollar habilidades sociales, mostrarles cómo interactuar de forma educada con la gente y enseñarles a tratar a los demás con respeto.

Tanto si la ocasión es una reunión festiva, una comida familiar o un simple viaje al supermercado, los padres pueden aprovechar estas oportunidades sociales para inculcar a sus hijos buenos modales que se convertirán en una parte habitual de sus vidas hasta la adolescencia y más allá. He aquí algunas formas estupendas en que los padres pueden enseñar a sus hijos buenos modales.

Dado que vemos el mal comportamiento en todas partes a nuestro alrededor, ¿qué podemos hacer como padres para asegurarnos de que nuestros hijos adoptan buenos modales y tratan a los demás con cortesía y respeto? He aquí algunos modales de los que carecen muchos niños hoy en día (junto con las habilidades relacionadas con ellos) y lo que los padres pueden hacer para inculcarlos a sus hijos.

Sobre los buenos modales

Pero aunque estos regalos son gratuitos, los simples ofrecimientos de ser educados y amables -como decir por favor y gracias, escuchar atentamente y establecer contacto visual con la gente- pueden aportar enormes beneficios para nosotros mismos y para quienes nos rodean.

Pero de lo que probablemente no nos dimos cuenta cuando nos enseñaron a ser educados de niños -y quizá tampoco lo reconocieron quienes nos lo enseñaron- es que cuando aprendíamos sobre buenos modales, a menudo estábamos aprendiendo sobre mindfulness.

Los ejemplos de buenos modales pueden manifestarse en acciones y recompensas aparentemente pequeñas, como sostener la puerta abierta para alguien y recibir una sonrisa silenciosa de reconocimiento a cambio. Pero también puede marcar o romper relaciones cruciales y ser la diferencia entre la armonía y el conflicto en casa, en el trabajo o incluso entre países y culturas en el escenario mundial.

  ¿Cómo es la vida de los alemanes?

Pero es un concepto con raíces sólidas y naturales. Y Kristen Monroe, directora del Centro Interdisciplinario para el Estudio Científico de la Ética y la Moralidad de la Universidad de California en Irvine, afirma: “Hay muchos trabajos científicos buenos, aunque incipientes, que sugieren que las personas tienen un sentido innato de la justicia incorporado y que la regla de oro recoge gran parte de ese sentido moral innato. Mucha gente la sigue instintivamente”.