¿Cómo se llamaba el mar Mediterráneo en la antigüedad?

¿Cómo se llamaba el mar Mediterráneo en la antigüedad?

Mapa del mar Mediterráneo

Mare Nostrum (latín para “nuestro mar”) era un nombre romano común para el mar Mediterráneo. El término siempre fue algo ambiguo: implicaba tanto el dominio romano del Mediterráneo como la diversidad cultural de las naciones que lo han bordeado durante más de dos milenios. Desde antes de la época romana, el mar Mediterráneo siempre fue un punto de encuentro para las culturas que lo bordeaban, a veces pacíficas, a veces no.

La isla de Sicilia no es sólo el centro geográfico del Mediterráneo, sino que siempre fue un lugar donde se cruzaban Oriente y Occidente, y estaba situada en la frontera históricamente fluida entre Europa y África. En la Antigüedad, pueblos autóctonos como los elminios compartieron la isla con fenicios, cartagineses, griegos y romanos, que reclamaron la totalidad o parte de Sicilia en algún momento. Muchas de estas culturas coexistieron en Sicilia a lo largo del tiempo, aunque también se libraron muchas batallas.

Tras la desaparición del Imperio Romano de Occidente, varias culturas mediterráneas dominaron Sicilia durante la Edad Media. Vándalos, godos y bizantinos gobernaron Sicilia en rápida sucesión, hasta que los árabes erigieron el Emirato de Sicilia (827-1091). Los normandos llegaron a Sicilia en 1061 y crearon y ampliaron gradualmente su propio reino, que duró hasta que la dinastía normanda se extinguió en 1198. La dinastía Hohenstaufen, procedente del sur de Alemania, asumió la corona siciliana, seguida por la casa de Anjou en 1266. A principios del siglo XIV, Sicilia había caído bajo la influencia de la casa española de Aragón. El hilo conductor de la historia de Sicilia es que siempre fue gobernada por reyes extranjeros que trajeron influencias culturales foráneas.

Clima mediterráneo

Los artefactos de oro en los Balcanes aparecen a partir del cuarto milenio a.C., como los encontrados en un enterramiento del 4569-4340 a.C. y en uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la prehistoria mundial: la necrópolis de Varna, cerca del lago de Varna, en Bulgaria, considerada por una fuente (La Niece 2009) como el primer hallazgo “bien datado” de artefactos de oro[6]. [En 1990, los artefactos de oro encontrados en el cementerio de la cueva de Wadi Qana, en el cuarto milenio a.C., en Cisjordania, eran los más antiguos del Levante[7].

La Edad del Bronce surge en esta región durante los últimos siglos del IV milenio. Las civilizaciones urbanas del Creciente Fértil disponen ahora de sistemas de escritura y desarrollan la burocracia, lo que a mediados del 3er milenio conduce al desarrollo de los primeros Imperios. En el 2º milenio, las costas orientales del Mediterráneo están dominadas por los imperios hitita y egipcio, que compiten por el control de las ciudades-estado del Levante (Canaán).

El colapso de la Edad del Bronce es la transición de la Edad del Bronce tardía a la Edad del Hierro temprana, expresada por el colapso de las economías palaciegas del Egeo y Anatolia, que fueron sustituidas tras un paréntesis por las culturas aldeanas aisladas del periodo de la Edad Oscura en la historia del antiguo Oriente Próximo. Algunos han llegado a calificar de “catástrofe” el catalizador que puso fin a la Edad del Bronce[8]. El colapso de la Edad del Bronce puede considerarse en el contexto de una historia tecnológica que vio la lenta y comparativamente continua difusión de la tecnología del trabajo del hierro en la región, comenzando con el precoz trabajo del hierro en la actual Rumanía en los siglos XIII y XII. [El colapso cultural de los reinos micénicos, del imperio hitita en Anatolia y Siria, y del imperio egipcio en Siria e Israel, la escisión de los contactos comerciales a larga distancia y el súbito eclipse de la alfabetización se produjeron entre 1206 y 1150 a.C. En la primera fase de este periodo, casi todas las ciudades entre Troya y Gaza fueron violentamente destruidas, y a menudo quedaron desocupadas después (por ejemplo, Hattusas, Micenas, Ugarit). El final gradual de la Edad Oscura que siguió vio el surgimiento de los reinos arameos neohititas asentados de mediados del siglo X a.C., y el surgimiento del Imperio neoasirio.

Mediterráneo occidental

La historia del mar Mediterráneo es la historia de las comunicaciones entre los pueblos y las culturas de las tierras que lo rodean, a través del comercio, el transporte, la colonización, la guerra y el intercambio cultural entre los distintos pueblos. En torno a él se organizaron algunas de las más antiguas civilizaciones humanas: egipcia, fenicia, griega y romana. Estas civilizaciones han tenido una gran influencia en la historia y la existencia de las culturas que rodean el Mediterráneo y, en consecuencia, son una de las claves para entender el desarrollo de la civilización occidental tal y como la conocemos.

“Cuando Dios creó el Mediterráneo se dirigió a él diciendo: “Te he creado y te enviaré mis siervos. Cuando éstos me pidan algún favor, dirán ‘¡Gloria a Dios!’ y ‘¡Dios es Santo!’ y ‘¡Dios es Grande!’ y ‘¡No hay más Dios que Dios!’. ¿Cómo los tratarás entonces?” “Bien, Señor, respondió el Mediterráneo, los ahogaré”. ‘Fuera de aquí – te maldigo – empobreceré tu aspecto y te haré menos pescado'”.

Datos sobre el mar Mediterráneo

Mare Nostrum (latín para “nuestro mar”) era un nombre romano común para el mar Mediterráneo. El término siempre fue algo ambiguo: implicaba tanto el dominio romano del Mediterráneo como la diversidad cultural de las naciones que lo han bordeado durante más de dos milenios. Desde antes de la época romana, el mar Mediterráneo siempre ha sido un punto de encuentro para las culturas que lo bordean, a veces pacífico, a veces no.

La isla de Sicilia no es sólo el centro geográfico del Mediterráneo, sino que siempre fue un lugar donde se cruzaban Oriente y Occidente, y estaba situada en la frontera históricamente fluida entre Europa y África. En la Antigüedad, pueblos autóctonos como los elminios compartieron la isla con fenicios, cartagineses, griegos y romanos, que reclamaron la totalidad o parte de Sicilia en algún momento. Muchas de estas culturas coexistieron en Sicilia a lo largo del tiempo, aunque también se libraron muchas batallas.

Tras la desaparición del Imperio Romano de Occidente, varias culturas mediterráneas dominaron Sicilia durante la Edad Media. Vándalos, godos y bizantinos gobernaron Sicilia en rápida sucesión, hasta que los árabes erigieron el Emirato de Sicilia (827-1091). Los normandos llegaron a Sicilia en 1061 y crearon y ampliaron gradualmente su propio reino, que duró hasta que la dinastía normanda se extinguió en 1198. La dinastía Hohenstaufen, procedente del sur de Alemania, asumió la corona siciliana, seguida por la casa de Anjou en 1266. A principios del siglo XIV, Sicilia había caído bajo la influencia de la casa española de Aragón. El hilo conductor de la historia de Sicilia es que siempre fue gobernada por reyes extranjeros que trajeron influencias culturales foráneas.