¿Qué es ser una persona metodista?

John Wesley

La Iglesia Metodista es la cuarta iglesia cristiana más grande de Gran Bretaña, después de las iglesias anglicana y católica romana y la Iglesia de Escocia. Cuenta con más de seis mil iglesias y una membresía total de aproximadamente 330 000 personas. Hay iglesias metodistas en casi todos los países del mundo y sus miembros en todo el mundo suman unos 70 millones de personas.

El metodismo tiene sus raíces en el anglicanismo del siglo XVIII. Su fundador fue un ministro de la Iglesia de Inglaterra, John Wesley (1703-1791), que trató de desafiar los supuestos religiosos de la época. Durante un periodo de tiempo en Oxford, él y otros se reunían regularmente para estudiar la Biblia y rezar, para recibir la comunión y hacer actos de caridad. Llegaron a ser conocidos como “El Club Sagrado” o “Metodistas” por la forma metódica en que llevaban a cabo su fe cristiana. Más tarde, el propio Juan Wesley utilizó el término metodista para referirse a la búsqueda metódica de la santidad bíblica.

En 1738 Juan Wesley tuvo una profunda experiencia espiritual. “Sentí”, escribió, “que mi corazón se calentaba extrañamente. Sentí que confiaba en Cristo, sólo en Cristo, para la salvación; y se me dio la seguridad de que él había quitado mis pecados”. La experiencia transformó a Wesley y lo inspiró a convertirse en uno de los más grandes predicadores de todos los tiempos.

¿Qué creen los metodistas?

La rama metodista de la religión protestante hunde sus raíces en 1739, cuando se desarrolló en Inglaterra como resultado de un movimiento de avivamiento y reforma iniciado por John Wesley y su hermano Charles. Los tres preceptos básicos de Wesley que lanzaron la tradición metodista fueron:

El metodismo ha experimentado muchas divisiones a lo largo de los últimos cientos de años, y hoy está organizado en dos iglesias principales: la Iglesia Metodista Unida y la Iglesia Wesleyana. Hay más de 12 millones de metodistas en el mundo, pero menos de 700.000 wesleyanos.

  ¿Cuáles son las características principales del teatro?

Bautismo – El bautismo es un sacramento o una ceremonia en la que una persona es ungida con agua para simbolizar su incorporación a la comunidad de fe. El agua del bautismo puede administrarse por aspersión, derramamiento o inmersión. El bautismo simboliza el arrepentimiento y la limpieza interior del pecado, el renacimiento en el nombre de Cristo y la dedicación al discipulado cristiano. Los metodistas creen que el bautismo es un regalo de Dios a cualquier edad, pero que debe realizarse lo antes posible.

Cristianismo

Al comenzar el nuevo año, permítanme recordar lo que significa ser un cristiano wesleyano/metodista. En el sermón y el influyente tratado de John Wesley de 1741, “El carácter de un metodista”, Wesley describe el tipo de persona que espera que produzca el movimiento metodista. Wesley enseñó que la verdadera fe no es sólo creer o hacer. El movimiento metodista tiene que ver con la transformación de la vida y del mundo. En respuesta a la pregunta: “¿Qué es un metodista?” Wesley resume,

“Un metodista es alguien que tiene ‘el amor de Dios derramado en su corazón, por el Espíritu Santo que le ha sido dado’; alguien que ‘ama al Señor su Dios con todo su corazón, y con toda su alma, y con toda su mente, y con todas sus fuerzas’. Dios es el gozo de su corazón, y el deseo de su alma, que clama constantemente: “¡A quién tengo en el cielo sino a ti, y no hay en la tierra otro que desee fuera de ti! ¡Mi Dios y mi todo! Aunque eres la fuerza de mi corazón y mi porción para siempre'”.

  ¿Qué son las las tradiciones que son las tradiciones?

En este mismo tratado, Wesley también escribe lo que no es un metodista; que no todos pensamos, hablamos o actuamos igual. No nos centramos en una sola idea. Nuestras opiniones personales, correctas o incorrectas, no nos marcan como metodistas. Más bien pensamos y dejamos pensar. Wesley continúa diciendo que un metodista es devoto de Dios, adora a Dios, se regocija en Dios, confía en Dios, ora a Dios, busca agradar a Dios y cree que toda la escritura está inspirada por Dios. Un metodista ama a la gente, es puro de corazón, hace el bien a todas las personas y demuestra frutos de una fe viva. Ciertamente, todo esto nos recuerda las Tres Reglas Generales:

Methodist deutsch

Los metodistas siempre han tenido claro que nadie está fuera del alcance del amor de Dios. La salvación está ahí para todos los que se vuelven a Dios, y no sólo para unos pocos elegidos. Jesús predicó el Evangelio, la buena noticia del Reino de Dios. A través de la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección, creemos que Dios ha roto el poder de todo lo que es malo, en el mundo y en nosotros mismos. Si aceptamos el perdón y la liberación, y estamos dispuestos a abrirnos al Espíritu Santo, Dios puede capacitarnos para resistir al mal y vivir plenamente.

Si tenemos sentimientos encontrados sobre la fe, o no estamos seguros de estar sintiendo lo correcto, o somos incapaces de alejarnos de los sentimientos de culpa, nos ayuda saber que no estamos solos. Nuestra fe no se basa en nuestros propios sentimientos, sino en las promesas de un Dios fiel.

El anhelo de santidad no consiste en querer ser “más santo que tú”. Se trata de querer que el amor de Dios impregne toda nuestra vida, y que ese amor se muestre a través de nuestra vida a otras personas. Sin embargo, no llegamos a ser santos por nosotros mismos, los metodistas creen en lo que Juan Wesley llamaba “santidad social”. Es vital reunirse y celebrar el culto con otros cristianos para crecer en la vida cristiana y comprender cuál es la voluntad de Dios para nosotros y para nuestra comunidad.  El movimiento metodista comenzó en el siglo XVIII, cuando Juan y Carlos Wesley se reunieron en Oxford con amigos de ideas afines para celebrar reuniones periódicas de oración, estudio bíblico y comunión, y para visitar cárceles y casas de trabajo.

  ¿Qué es la Nochebuena y la Navidad?