¿Quién es el fundador de Acción Popular?

¿Quién es el fundador de Acción Popular?

Fuerza popular

Las Juventudes de Acción Popular (JAP) fueron el ala juvenil radicalizada de la CEDA, el principal partido católico durante parte de la Segunda República Española. La organización sufrió un proceso de fascistización mientras que sus miembros (japistas) compartían una camaradería con las principales organizaciones fascistas y reaccionarias[1].

La organización se creó originalmente como una rama de Acción Popular en 1933. Su fundador y líder fue José María Valiente Soriano. Expulsado de la CEDA y de la JAP en 1934 por sus conversaciones secretas con Alfonso XIII, fue sustituido por José María Pérez de Laborda.

Las JAP hicieron hincapié en la actividad deportiva y política. Tenía su propio periódico quincenal, cuyo primer número proclamaba: “Queremos un nuevo Estado”. La aversión de la JAP a los principios del sufragio universal era tal que las decisiones internas nunca se votaban. Como decía el decimotercer punto de la JAP: “Antiparlamentarismo. Antidictadura. El pueblo participando en el Gobierno de forma orgánica, no mediante una democracia degenerada”. La línea entre el corporativismo cristiano y el estatismo fascista se hizo muy delgada[2]. Por el contrario, Stanley Payne sostiene que a la JAP no le gustaba el escuadrismo fascista y negaba que su enfoque en la autoridad y el liderazgo tuviera que interpretarse como un apoyo al autoritarismo[3].

Elecciones en Perú

En las escuelas, la investigación-acción se refiere a una amplia variedad de métodos de investigación evaluativa, investigativa y analítica diseñados para diagnosticar problemas o puntos débiles -ya sean organizativos, académicos o de instrucción- y ayudar a los educadores a desarrollar soluciones prácticas para abordarlos con rapidez y eficacia. La investigación-acción también puede aplicarse a programas o técnicas educativas que no tienen necesariamente ningún problema, sino que los educadores simplemente quieren aprender más y mejorar. El objetivo general es crear un proceso sencillo, práctico y repetible de aprendizaje iterativo, evaluación y mejora que conduzca a resultados cada vez mejores para las escuelas, los profesores o los programas.

  ¿Qué santo se celebra el 26 de diciembre?

El término “investigación-acción” fue acuñado en la década de 1940 por Kurt Lewin, un psicólogo social germano-estadounidense al que se considera el fundador de su campo. Los principios básicos de la investigación-acción descritos por Lewin siguen utilizándose en la actualidad.

Los educadores suelen llevar a cabo la investigación-acción como una extensión de un plan, proyecto u objetivo concreto de mejora de la escuela, es decir, la investigación-acción es casi siempre una estrategia de reforma escolar. El objeto de la investigación-acción puede ser casi cualquier cosa relacionada con el rendimiento o la mejora de la educación, desde la eficacia de determinadas estrategias de enseñanza y diseños de lecciones hasta la influencia del entorno familiar en el rendimiento de los alumnos, pasando por los resultados obtenidos por una estrategia de apoyo académico o un programa de aprendizaje concretos, por citar sólo una pequeña muestra.

Perú libre

3. Nacido el 27 de noviembre de 1898 en Salamanca, España; fallecido el 14 de septiembre de 1980 en Madrid; político español. Abogado, en 1931 formó el partido católico Acción Popular, que se convirtió en el principal componente de la coalición de derechas CEDA, un poderoso bloque en la Segunda República española después de 1933. En 1935 fue ministro de la Guerra. En 1936 lideró una alianza de la CEDA y otros partidos conservadores en las Cortes, pero la mayoría de los escaños fueron ocupados por el izquierdista Frente Popular. Cuando estalló la Guerra Civil española, compró armas para los rebeldes, y luego vivió en el exilio en Portugal (1936-53, 1962-64). Trabajó para establecer un partido democristiano en España y tras la muerte de Franco (1975) resurgió brevemente como líder político.

  ¿Cómo se practica cultura ambiental?

4. Nacido el 27 de noviembre de 1898 en Salamanca, España; fallecido el 14 de septiembre de 1980 en Madrid; político español. Abogado, en 1931 formó el partido católico Acción Popular, que se convirtió en el principal componente de la coalición de derechas CEDA, un poderoso bloque en la Segunda República española después de 1933. En 1935 fue ministro de la Guerra. En 1936 lideró una alianza de la CEDA y otros partidos conservadores en las Cortes, pero la mayoría de los escaños fueron ocupados por el izquierdista Frente Popular. Cuando estalló la Guerra Civil española, compró armas para los rebeldes, y luego vivió en el exilio en Portugal (1936-53, 1962-64). Trabajó en la creación de un partido demócrata-cristiano en España y, tras la muerte de Franco (1975), resurgió brevemente como líder político.

Avanza país

La historia de César Estrada Chávez comienza cerca de Yuma, Arizona. César nació el 31 de marzo de 1927. Le pusieron el nombre de su abuelo, Cesario. Lamentablemente, la historia de César Estrada Chávez también termina cerca de Yuma, Arizona. Falleció el 23 de abril de 1993 en San Luis, un pequeño pueblo cerca de Yuma, Arizona.

Conoció la justicia, o mejor dicho, la injusticia, en una etapa temprana de su vida. César creció en Arizona; la pequeña casa de adobe, donde nació César, les fue estafada por anglosajones deshonestos. El padre de César acordó limpiar ochenta acres de tierra y a cambio recibiría la escritura de cuarenta acres de tierra que colindaban con la casa. El acuerdo se rompió y la tierra se vendió a un hombre llamado Justus Jackson. El padre de César acudió a un abogado que le aconsejó pedir un préstamo y comprar el terreno. Más tarde, cuando el padre de César no pudo pagar los intereses del préstamo, el abogado volvió a comprar el terreno y lo vendió al propietario original. César aprendió una lección sobre la injusticia que nunca olvidaría. Más tarde, diría: “El amor por la justicia que hay en nosotros no sólo es la mejor parte de nuestro ser, sino también la más fiel a nuestra naturaleza”.

  ¿Qué pasa si no se rompen las copas en una boda?