¿Quién es el gaucho argentino?

Camino de un gaucho

El polvo vuela y un penacho de sangre carmesí atraviesa el impecable cielo azul de la Patagonia. Pasan los segundos, luego los minutos, hasta que en poco tiempo, la escena que me rodea parece un truculento decorado de una película de Quentin Tarantino.

Los gauchos, salpicados de sangre, parecen no estar sorprendidos. Limpiando sus halcones (cuchillos) en sus holgados pantalones de bombacha, pasan metódicamente al siguiente buey, cogiendo de vez en cuando una sierra de mano cuando se enfrentan a uno difícil.

Es una forma extraña de empezar el día para un vegetariano, creo, pero tampoco hay nada siniestro en lo que sucede aquí, ni un olor a muerte en el aire. Simplemente siguen una tradición centenaria, la de quitar los cuernos para evitar que el ganado se mutile entre sí.

Este rebaño de 1.000 cabezas es la sangre vital de los gauchos de esta estancia y mi trabajo es ayudar a reunir a 180 de ellos en un estrecho pasillo de madera para que todos y cada uno puedan ser inspeccionados. Estoy aquí para aprender las habilidades de la vida de un gaucho, aunque sospecho que, sin embargo, puedo cambiar de opinión a la hora de la cena.

La vida del gaucho

Estos pantalones tradicionales de los gauchos argentinos, el look característico de los héroes de la pampa, son un pilar discreto de esta cultura. Típicamente ajustado en los tobillos, con sus pliegues en la cintura por delante y por detrás, más o menos abombado para la comodidad a caballo, se sigue llevando y fabricando localmente pero ha recorrido un largo camino para seducir internacionalmente.

  ¿Cuál es la vestimenta del gaucho y la paisana?

Los intercambios entre Francia y Argentina no se detienen ahí, ya que, más recientemente, en el siglo XX, el tejido de las bombachas se importó masivamente de Francia y, más concretamente, del País Vasco. Mientras que las telas importadas en el siglo XIX eran, pues, de los colores de los uniformes militares franceses, a partir de finales del siglo XIX las fábricas nacionales argentinas produjeron a su vez bombachas, más coloridas, variando los modelos y las telas, declinándolas para todas las ocasiones y celebraciones.

Adoptados por los argentinos fuera de la pampa y de los rebaños de toros, son los pantalones de la cultura autóctona, secuestrados como los espalderos o los vaqueros para ser llevados de manera informal.  Esta prenda tradicional también se adaptará con sofisticación tanto a la ciudad como a la pasarela.

Lazo gaucho

El gaucho se asemeja en algunos aspectos a los miembros de otras culturas rurales del siglo XIX basadas en el caballo, como el vaquero norteamericano, el huaso de Chile central, el chalán o morochuco peruano, el llanero venezolano y colombiano, el chagra ecuatoriano, el paniolo hawaiano,[2] el charro mexicano y el campino portugués.

Otra teoría es que la palabra puede derivar del portugués gaudério, que se designaba a los habitantes de las vastas regiones de Río Grande do Sul y Río de la Plata en el siglo XVIII, o del portugués garrucho, que señala un instrumento utilizado por los gauchos para atrapar y atar al ganado. El cronista del siglo XVIII Alonso Carrió de la Vandera habla de gauderios cuando menciona a los gauchos o huasos como hombres mal vestidos.

Los jinetes itinerantes, que cazan ganado salvaje en la pampa, se originaron como clase social durante el siglo XVII. “La gran abundancia natural de la pampa”, escribió Richard W. Slatta, con su plétora de ganado, caballos, avestruces,[6] y otros animales de caza silvestre, significaba que un jinete y cazador hábil podía vivir sin un empleo permanente vendiendo cueros, plumas, pieles y comiendo carne gratis. Esta generosidad pampeana configuró la existencia independiente y migratoria del gaucho y su aversión al régimen sedentario”[7] Oficial español Félix de Azara, de Goya

  ¿Qué tipo de costumbres hay en Argentina?

Gauchos judíos

Aviso de privacidad: Utilizamos tecnologías en nuestro sitio web para personalizar el contenido, la publicidad, proporcionar funciones de medios sociales y analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de medios sociales, publicidad y análisis. Al seguir utilizando este sitio web, usted acepta que utilicemos esta tecnología. Puede controlar esto a través de sus opciones de privacidad.

En primer lugar, una micro-lección de historia. Un somero conocimiento de la Guerra de la Independencia argentina ayuda a que el gaucho trascienda su fácil definición de “simple vaquero”. Claro, está el romance rudo de una vida en libertad, un hombre y su caballo inseparables, un temperamento apasionado y un cuchillo afilado. Pero los gauchos también fueron soldados de la independencia de la España colonial, y héroes para una generación de argentinos.

Usted ya conoce los fundamentos de esta historia. Los europeos, predominantemente pero no exclusivamente españoles, llegan y se reparten Sudamérica como si no tuviera ya una población local. Las fuerzas europeas se disputan quién controla qué. La política de poder de Napoleón en Francia afecta a quién manda en España, afectando además a quién manda en Argentina. Los británicos también tienen el control de Buenos Aires durante un corto periodo de tiempo. Como es típico de las colonias, las potencias extranjeras explotan todo lo que pueden conseguir: recursos naturales, gente… hasta que el pueblo se rebela. Esto está muy simplificado, pero se entiende lo esencial.