¿Cómo era la vida de los hombres de las cavernas?

¿Cómo era la vida de los hombres de las cavernas?

Disfraz de cavernícola

Hace cuarenta mil años, en Europa, no éramos la única especie humana viva: había al menos otras tres. Muchos de nosotros conocemos a una de ellas, los neandertales. Distinguidos por su complexión fornida y sus pesadas cejas, se parecían mucho a nosotros y vivieron en muchas zonas de Europa durante más de 300.000 años. En su mayor parte, los neandertales eran un grupo resistente. Existieron durante unos 200.000 años más que los humanos modernos (Homo sapiens). Las pruebas de su existencia desaparecen hace unos 28.000 años, lo que nos da una estimación de cuándo pudieron desaparecer finalmente.

Las pruebas fósiles muestran que, hacia el final, los últimos se aferraron a la supervivencia en lugares como Gibraltar. Los hallazgos de este territorio británico de ultramar, situado en el extremo sur de la Península Ibérica, nos ayudan a comprender mejor cómo eran realmente estos últimos neandertales vivos. Una reproducción de una familia de neandertales expuesta en el Museo Field de Historia Natural de Chicago, Illinois (Crédito: Getty Images)En reconocimiento a esto, Gibraltar recibió el estatus de patrimonio mundial de la Unesco en 2016. De especial interés son cuatro grandes cuevas. Tres de estas cuevas apenas han sido exploradas. Pero en una de ellas, la cueva de Gorham, se realizan excavaciones anuales. “No se limitaban a sobrevivir”, me dice el director de arqueología del museo de Gibraltar, Clive Finlayson, sobre sus habitantes.

La dieta del cavernícola

Para llevar: Los humanos modernos evolucionaron a partir de los cazadores-recolectores durante los últimos 2,5 millones de años. Por ello, nos desarrollamos mejor cuando adoptamos algunos de los hábitos de nuestros antepasados: hacer suficiente actividad física, tomar el sol, interactuar socialmente, dormir y alimentarse. Quería averiguar cómo afectaría a mi productividad vivir la vida para la que mi cuerpo estaba programado. Como experimento, viví como un cavernícola durante el mes de abril: comiendo como un cavernícola, durmiendo en el suelo, duplicando la cantidad de luz solar que recibía cada día y caminando y corriendo de 8 a 14,5 kilómetros al día. Aunque la sociedad moderna valora más la comodidad que la salud, merece la pena adoptar estos antiguos hábitos para mejorar nuestros niveles de energía. Como descubrí, tienen un impacto mayor en nuestra salud, felicidad y productividad de lo que creemos.

  ¿Que tiene el calimocho?

La historia me parece aburrida. En el instituto, siempre intenté evitar el estudio de esta asignatura y opté por cursar asignaturas optativas como economía y negocios. Suelo pasar por alto la historia de casi todo cuando leo un libro o un artículo. Pero hay un aspecto de la historia que me parece absolutamente fascinante: la evolución.

¿Los hombres de las cavernas eran reales?

¿Conoces ese dibujo animado que muestra cómo un cavernícola elige a su pareja? ¿Esa en la que la arrastra por el suelo, tras haberla noqueado con un garrote? El profesor de inglés Nicholas Ruddick escribe que llevamos un siglo riéndonos de esta imagen tan brutal. En la película de Buster Keaton de 1923, Las tres edades, aparecía un hombre de la edad de piedra arrastrando a su compañera por el pelo. Una viñeta del New Yorker de 1934 muestra a un hombre de las cavernas arrastrando a una mujer inconsciente de vuelta a la cueva, sólo para darse cuenta de que su esposa está en casa. En una versión de 2002, un hombre de las cavernas arrastra a su sonriente pareja masculina junto a una pareja heterosexual, y la esposa le pregunta a su marido, que lo desaprueba, “¿No puedes alegrarte por ellos?”.

Ruddick explica que esta imagen tiene su origen en una época muy anterior a la primera película de Buster Keaton, en un libro del abogado escocés y antropólogo de salón John F. McLennan. McLennan no sabía mucho sobre las sociedades de cazadores-recolectores. Partía de la base de que la vida y el comportamiento de los seres humanos habían experimentado una tendencia general ascendente a lo largo del tiempo. Para él, era obvio que los primeros humanos debían vivir en un estado de guerra perpetua, lo que hacía que los hijos fueran valiosos como luchadores. Los salvajes de McLennan habrían visto a las hijas como inútiles y habrían practicado un infanticidio femenino generalizado.

  ¿Cuáles son las costumbres de Córdoba?

Dieta paleolítica

Este artículo trata sobre el personaje de la acción. Para casos reales de humanos que viven en cuevas, véase Cavernícola. Para otros usos, véase Cavernícola (desambiguación). “Cavepeople” redirige aquí. No debe confundirse con los cavernícolas.

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Cavernícola” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (febrero de 2008) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El hombre de las cavernas es un personaje de stock representativo de los humanos primitivos del Paleolítico. La popularización del tipo se remonta a principios del siglo XX, cuando los neandertales fueron descritos de forma influyente como “simios” o “parecidos a los simios” por Marcellin Boule[1] y Arthur Keith[2].

Los hombres de las cavernas suelen ser representados vistiendo pieles de animales desgreñadas y siendo capaces de pintar en cuevas como los humanos modernos del último periodo glacial. A menudo se les muestra armados con rocas, garrotes de hueso de ganado o palos con piedras atados a ellos, y se les representa como poco inteligentes y agresivos. La cultura popular también representa con frecuencia a los hombres de las cavernas como si vivieran con o junto a los dinosaurios, aunque los dinosaurios no avianos se extinguieron al final del periodo Cretácico, 66 millones de años antes de la aparición de la especie Homo sapiens. La época en la que la mayoría de la gente piensa cuando habla de “hombres de las cavernas” es el Paleolítico, a veces denominado Edad de Piedra (aunque en realidad el Paleolítico no es más que una parte de la Edad de Piedra). Esta era se extiende desde hace más de 2 millones de años hasta hace unos 40.000 o 10.000 años.

  ¿Cómo es el lugar donde viven los linces?