¿Cómo se celebraba a los Santos y personajes sagrados en Nueva España?

Cofradía de penitentes

La mayoría de la población española es católica. La presencia del catolicismo en España es histórica y culturalmente omnipresente. Sin embargo, en los últimos 40 años de laicismo desde la muerte de Franco, el papel que juega la religión en la vida cotidiana de los españoles ha disminuido considerablemente. La ley impide que el censo español registre la afiliación religiosa de la población. Sin embargo, en 2018, el Centro Español de Investigaciones Sociológicas estimó que el 68,5% de la población se identificaba como católica. Otra proporción de la población se identificaba como irreligiosa (16,8%) o atea (9,6%). Mientras tanto, el resto de la población se identificaba con otra religión (2,6%) o no daba respuesta (2,6%).1 Las estimaciones indican repetidamente que la afiliación religiosa está en constante descenso, y que la proporción de españoles irreligiosos o ateos crece cada año.

El Centro Español de Investigaciones Sociológicas también ha mostrado un descenso en la asistencia a la iglesia. De los españoles que se identifican como religiosos, el 59% afirma que rara vez va a misa, el 13,3% asiste a misa unas pocas veces al año, el 9,9% unas pocas veces al mes, el 14,1% casi todos los domingos y el 2,2% varias veces a la semana.2 Esto indica que la mayoría de los españoles que creen en Dios no practican su fe de forma regular. Las generaciones más jóvenes tienden a ser menos religiosas que las de mayor edad. Por su parte, los españoles que viven en zonas rurales también son, en general, más religiosos.

Semana Santa 2022 España

Los pueblos de la América española vivían en un mundo impregnado de lo sagrado. La mayoría creía que el mundo perceptible estaba animado por fuerzas omniscientes o seres más poderosos que los vivos, ya fueran Dios, Jesús y los santos, los antepasados o las deidades indígenas que los católicos llamaban despectivamente “ídolos”. En esta sección, Vistas explora las múltiples formas en que los individuos de Nueva España y Perú desarrollaron culturas visuales para marcar los lugares donde se producía la interacción con el otro mundo. También examina las formas en que la gente expresaba, a través de objetos, imágenes y rituales, sus poderosas y definitorias interacciones con lo divino.

  ¿Cuáles fueron las celebraciones religiosas aportadas por los españoles a Venezuela?

Sin duda, a partir del siglo XVI, el catolicismo dominó la cultura visual de la América española dedicada al otro mundo. Santos y ángeles, la Virgen María y Jesús se hicieron visibles una y otra vez, en miles de manifestaciones. Los creadores de imágenes podían ser artistas de gran prestigio que cumplían un gran encargo público, o individuos que buscaban un foco material para su devoción personal. Trabajaban en un sinfín de materiales: pintura aplicada al lienzo y a las paredes, tintas sobre papel, o gesso y madera, nuez de tagua, fibra de maguey. Los materiales más preciados adornaban las figuras destinadas a patrones y entornos augustos: casas de élite, conventos o catedrales. Sin embargo, ni el coste de los materiales ni el grado de artesanía determinaban la eficacia espiritual de una imagen. Una humilde imagen de la Virgen María esculpida en madera podía ser tan venerada como una adornada con ropas de terciopelo y perlas.

Semana Santa en España

Al crecer en una familia católica del sur de Italia como yo, los santos eran como miembros de la familia. Hacían sentir su presencia a través de las imágenes que teníamos de ellos en la casa o como seres invisibles en un mundo que estaba tan poblado por estos personajes sagrados incorpóreos como por mi familia y amigos encarnados. Por aquel entonces, lo que más me fascinaba de los santos eran sus poderes sobrenaturales y su capacidad heroica para controlar sus emociones y apetitos, o eso parecía. No fue hasta que vi por primera vez fotografías reales de Santa Teresa de Lisieux (1873-1897) -una joven católica francesa que vivió su vida en la oscuridad; que ingresó en el convento carmelita de clausura de Lisieux a los 15 años; que murió de tuberculosis a los 24 años; y que fue canonizada en 1925 (véase Furlong 2001 [1987]; Harrison 2003)- que se me quitaron las escamas de los ojos. Fue entonces cuando me di cuenta de que los santos eran (y son) mucho más que sus imágenes en estampas, iconos y estatuas. De hecho, los santos eran también algo más que figuras fantásticas de gran tamaño retratadas en las “hagiografías” escritas sobre ellos, repletas de milagros y hazañas sobrehumanas de vida virtuosa, todo ello diseñado para inculcar en el creyente tanto la devoción como la imitación de sus vidas (Heffernan 1988).

  ¿Qué se celebra el 21 de marzo en España?

El catolicismo en España

Artículo de la enciclopediaArtículoLos curas españoles, una referencia coloquial a la presencia de la iglesia católica en las Américas durante su colonización por parte de España, fueron los responsables de la conversión de los pueblos indígenas al catolicismo en las Américas. El impulso de conversión de la Iglesia se basó en una doble filosofía de “humanización”. Si los indígenas eran realmente seres humanos, entonces podían y debían ser salvados de su bárbaro paganismo a través del don del catolicismo. Pero los sacerdotes españoles eran también una fuerza importante de la misión colonizadora de la conquista española del Nuevo Mundo, y muchos eran susceptibles al deseo de ganancias materiales que impulsó gran parte de los esfuerzos coloniales españoles de los siglos XVI y XVII. En este sentido, se produjo una tensión secundaria de deshumanización, porque si las poblaciones nativas no podían ser salvadas, entonces podían ser explotadas como mano de obra esclava. Por ello, aunque el catolicismo y otras expresiones de la fe cristiana se han incorporado a muchas tradiciones indígenas americanas, la historia del catolicismo español en las comunidades indígenas es muy tensa.