¿Dónde están ubicados los shuaras?

Jivaro

El territorio Shuar de la Amazonia ecuatoriana abarca casi 25.000 km2, lo que supone casi el 10% del territorio ecuatoriano (sin contar las Islas Galápagos). Los Shuar forman parte de los cinco grupos étnicos de la Amazonia Occidental. Los otros cuatro, estrechamente relacionados con la familia lingüística “chicham”, son los achuar, los shiwiar, los aguaruna y los huambisa.

Los Shuar se han ubicado tradicionalmente en los bosques. Las familias extensas viven en grandes hogares separados dispersos en la selva y nunca en unidades pobladas. Su alimentación básica tradicional consiste en la mandioca, cultivada y cosechada por las mujeres en parcelas despojadas de vegetación por los hombres.

El territorio Shuar comprende varias zonas de vida diferenciadas, desde las tierras bajas amazónicas (300 metros sobre el nivel del mar) y su bosque tropical, hasta las tierras altas a unos 3.000 metros sobre el nivel del mar. Todo el territorio Shuar está constituido por bosques húmedos tropicales, que reciben abundantes precipitaciones que superan los 3.000 mm anuales; la vegetación natural varía en función de la altitud, lo que a su vez determina la temperatura media de la zona.

Tradiciones shuar

Shuar, en lengua shuar, significa “pueblo”[1] El pueblo que habla la lengua shuar vive en la selva tropical entre las altas montañas de los Andes, y en las selvas tropicales y sabanas de las tierras bajas de la Amazonia, en Ecuador extendiéndose hasta Perú. Los shuar viven en varios lugares – así, los muraiya (colina) shuar son personas que viven en las estribaciones de los Andes; los achu (pantano-palma) shuar (o achuar) son personas que viven en las tierras bajas más húmedas al este de los Andes (Ecuador y Perú).

  ¿Cómo se hace el ceviche a Acapulqueño?

Los shuar se refieren a los hispanohablantes como apach, y a los no hispanohablantes y no shuar como inkis. Los europeos y los americanos europeos solían referirse a los shuar como “jívaros” o “jíbaros”; esta palabra probablemente deriva de la ortografía española del siglo XVI de shuar (véase Gnerre 1973), pero ha adoptado otros significados, incluido el de “salvaje”; fuera de Ecuador, jíbaro ha pasado a significar “rústico”. Los shuar son popularmente representados en una amplia variedad de literatura de viajes y aventuras debido a la fascinación occidental por su antigua práctica de reducir las cabezas humanas (tsantsa).

Mapa de Shuar

El pueblo indígena Shuar se remonta a 2.500 años atrás[1]. Se caracterizan por su territorio, lengua, raza, cultura y prácticas guerreras[2]. Eran una población numerosa que habitaba la parte suroccidental de la Amazonía ecuatoriana colindante con la frontera peruana en las provincias de Pastaza, Morona Santiago y Zamora Chinchipe[2]. Su lengua es el shuar-chicham[2]. Defendieron férreamente su territorio contra los colonizadores incas y españoles, estos últimos los llamaron despectivamente “jíbaros”[2], que tiene una connotación de ser salvaje[3]. La práctica shuar de la tzantza (encogimiento de la cabeza de sus enemigos) les dio fama de guerreros intrépidos e implacables. Los relatos de su valentía y fiereza al resistir las conquistas se convirtieron en una fuente de orgullo étnico para ellos[3].

Entre 1890 y 1910, los shuar comerciaron con caucho y pieles de animales con la población occidental a cambio de herramientas, armas de fuego y telas[3]. En la década de 1930, la fiebre del oro trajo colonos al valle del Upano y, cuando la fiebre terminó, se dedicaron a la agricultura e invadieron las tierras shuar sin permiso[3]. También trajeron epidemias, que mataron a más de la mitad de los shuar del valle de Upano[3].

  ¿Cómo se llama la vestimenta de los asháninkas?

Lengua shuar

El shuar, que significa literalmente “pueblo”, también conocido por términos (ahora despectivos) como chiwaro, jíbaro, jíbaro o xíbaro, es una lengua indígena hablada por el pueblo shuar de las provincias de Morona Santiago y Pastaza, en la cuenca amazónica ecuatoriana.

El nombre “Shuar” compartido entre el pueblo y su lengua fue revelado por primera vez a los españoles en el siglo XVII. La lengua shuar, tal y como es hoy en día, se considera parte del árbol lingüístico jívaro, y encarna uno de los grupos tribales más conocidos de la región de la selva amazónica[3].

La lejanía geográfica dentro de la selva ecuatoriana aísla a los Shuar y ha dispersado ampliamente a los pueblos entre sí. Por ello, a finales de la década de 1960, se crearon escuelas de radio para promover la comunicación y la educación tanto en español como en shuar[2], lo que se transformó inadvertidamente en una iniciativa de revitalización lingüística para el pueblo shuar. Las escuelas radiofónicas se cerraron en 2001 y se sustituyeron por una enseñanza formal bilingüe en el aula[2].