¿Qué representa a la Republica Checa?

República Checa español

Los símbolos nacionales de la República Checa son las banderas, la heráldica, las expresiones culturales y otros símbolos que representan a la República Checa, al pueblo checo y a su historia, cultura y nación. Hay seis símbolos oficiales que están declarados en la Constitución de la República Checa. Sin embargo, existen muchos otros símbolos históricos, culturales y geográficos de la República Checa y del pueblo checo.

El artículo 14 de la Constitución de la República Checa enumera los símbolos nacionales: el escudo de armas, los colores oficiales (incluidos el blanco, el rojo y el azul, también los colores paneslavos), la bandera nacional, la bandera del presidente, el sello oficial y el himno nacional. La Ley 3/1993 se refiere a los símbolos nacionales y su uso[1].

República Checa República Checa

El checo pertenece al grupo de lenguas eslavas. La nación centroeuropea es étnicamente bastante homogénea. La única minoría destacable es la de los roms (gitanos), que son bilingües. Muchos checos hablan alemán, francés, ruso o inglés como segunda lengua, dependiendo de su generación. Los checos más jóvenes suelen utilizar el inglés como segunda lengua. La República Checa nació primero en 1918 y luego, el 1 de enero de 1993, con la división de las Repúblicas Checa y Eslovaca. En su idioma, los días, los meses, las estaciones y muchas otras palabras se escriben con las primeras letras sin mayúsculas.

La República Checa está situada en el centro de Europa. Tiene un sistema de gobierno parlamentario democrático y una economía bien desarrollada. La República Checa es miembro de la OTAN y de la Unión Europea. Las instalaciones turísticas de la capital, Praga, están al nivel de las que se encuentran en la mayoría de las capitales europeas, aunque los viajeros pueden esperar un nivel diferente fuera de Praga.

  ¿Qué actividades realizan en la fiesta de San Juan?

Dado que los delincuentes pueden actuar en grupo y podrían ir armados con armas sencillas, las víctimas deben evitar la confrontación directa con posibles delincuentes. Las bandas de carteristas de la República Checa suelen ser profesionales y estar muy organizadas.

Población de la República Checa

Praga (“Praha” en checo), la capital de la República Checa, ha recibido muchos apodos, como “La ciudad de las 100 torres”, “La azotea de Europa”, “El corazón de Europa”, “La ciudad dorada” y “La madre de las ciudades”. Y la magnífica ciudad, donde la historia se une a la actualidad, se merece plenamente todos ellos y muchos más…

Praga, la mayor ciudad de la República Checa (y la decimoquinta de la UE), tiene una gran importancia desde el punto de vista histórico, político y cultural, entre otros. No sólo es valiosa para los checos, la capital de la República Checa es también un importante centro europeo. Si aún no ha visitado Praga, debería incluirla en su lista de “visitas obligadas”.

La República Checa es un país sin salida al mar, justo en el centro de Europa. Su capital, Praga, está situada en el noroeste del país, a orillas del río Moldava. La ciudad tiene una superficie de casi 5.000 km² (unas 50.000 hectáreas), y la altitud de Praga es de 177 a 399 metros sobre el nivel del mar.

Praga se encuentra en la región de clima templado del hemisferio norte de la Tierra, por lo que el clima es suave, con temperaturas medias un poco más altas que en otras localidades de la misma latitud geográfica. Encuentre más información sobre el tiempo en Praga aquí.

  ¿Qué es lo más importante que celebran los cristianos en la Pascua?

Mapa de la República Checa

El emblema nacional checo, sus predecesores y su aspecto actual En su aspecto actual, el emblema nacional de la República Checa es el resultado de una evolución bastante accidentada, cuyos inicios se remontan a los siglos XII o XIII. Citando a un cronista checo medieval conocido con el nombre de Dalimil, en el año 1158, el emperador Federico I Barbarroja concedió al príncipe checo Vladislav II, en agradecimiento a su ayuda militar en la campaña contra Milán, el título de rey y, en sustitución del emblema del águila, un escudo de armas con un león de plata en un campo rojo.

Con la creación de la República independiente de Checoslovaquia en octubre de 1918, surgió la necesidad de tener un nuevo emblema nacional soberano que representara la nueva situación constitucional, pero también la continuidad de la entidad estatal recién creada con la historia de las Tierras Checas.

Tras una encuesta pública, Jaroslav Kursa, funcionario del Archivo del Ministerio del Interior, preparó diseños de emblemas nacionales pequeños, medianos y grandes, derivados de los emblemas históricos de las tierras constituyentes. Las versiones artísticas finales fueron diseñadas posteriormente por Frantisek Kysela.