¿Qué bloques se enfrentaron en la Guerra Fría?

¿Qué bloques se enfrentaron en la Guerra Fría?

Definición de guerra fría

Guerra Fría – período de tensión política y militar que tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial entre las potencias del bloque occidental (Estados Unidos, sus aliados de la OTAN y otros) y las potencias del bloque oriental (la Unión Soviética y sus aliados del Pacto de Varsovia). Los historiadores no se han puesto totalmente de acuerdo en las fechas, pero es común que sea de 1947 a 1991. Se denominó “fría” porque no hubo combates a gran escala directamente entre los dos bandos. Basándose en el principio de la destrucción mutua asegurada, ambos bandos desarrollaron armas nucleares para disuadir al otro de atacar. Así que compitieron entre sí a través del espionaje, la propaganda y apoyando grandes guerras regionales, conocidas como guerras por delegación, en Corea, Vietnam y Afganistán.

Participantes en la Guerra Fría: la Guerra Fría consistió principalmente en la competencia entre el Bloque Oriental y el Bloque Occidental. Aunque a continuación se enumeran los países y organizaciones explícitamente alineados con uno u otro, no se incluyen los que participaron en acontecimientos específicos de la Guerra Fría, como Corea del Norte, Corea del Sur y Vietnam. Tampoco incluye a países como China que, aunque no se alinearon con ninguno de los dos bloques, desempeñaron un papel influyente en la Guerra Fría.

Historia de la Guerra Fría

El Pacto de Varsovia fue un tratado de defensa colectiva establecido por la Unión Soviética y otros siete estados satélites soviéticos de Europa Central y Oriental:    Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, Alemania del Este, Hungría, Polonia y Rumanía (Albania se retiró en 1968).

Conocido formalmente como Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua, el Pacto de Varsovia se creó el 14 de mayo de 1955, inmediatamente después de la adhesión de Alemania Occidental a la Alianza. Complementaba al Consejo de Asistencia Económica Mutua, que era la organización económica regional creada por la Unión Soviética en enero de 1949 para los Estados comunistas de Europa Central y Oriental.

  ¿Qué diferencias existen entre la investigación científica y la tecnológica?

El 25 de febrero de 1991 se declaró el fin del Pacto de Varsovia y el 1 de julio de 1991 el presidente checoslovaco, Vaclav Havel, declaró formalmente su fin. La política de apertura (Glasnost) y reestructuración (Perestroika) de Gorbachov, junto con otras iniciativas, abrió el camino a los levantamientos populares. El Muro de Berlín cayó en noviembre de 1989 y empezaron a caer los gobiernos comunistas de Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Alemania Oriental, Rumanía y Bulgaria.

Resumen de la guerra fría

Cuando la Unión Soviética se disolvió y se convirtió en la Federación Rusa a finales de 1991, la Guerra Fría llegó a su fin. Muchos se preguntaron si la Organización del Tratado del Atlántico Norte -OTAN- tenía algún propósito en un mundo posterior a la guerra fría. Sin embargo, la OTAN no sólo continúa hoy en día, sino que se está expandiendo. Como nos recuerda el historiador Mark Rice, la misión de la OTAN ha sido desde el principio tanto política como militar. 25 años después, con el líder ruso Vladimir Putin adoptando una actitud cada vez más agresiva hacia Occidente, ¿son ambas funciones tan urgentes como siempre?

Lea estos interesantes artículos de Origins para saber más sobre Europa:  La crisis ucraniana; Historias de Crimea; Putin y la política rusa; La guerra ruso-georgiana; 1989 y el fin del comunismo; La independencia de Kosovo; La desunión europea; El socialismo en Francia; y Las Repúblicas Checa y Eslovaca.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) anuncia planes para ampliar su presencia militar en Europa Central y Oriental. El ejército de Estados Unidos comienza a prepararse de nuevo para la guerra contra Rusia, revelando planes para cuadruplicar el gasto militar en la región y desplegar más armas pesadas, vehículos blindados y otros equipos.

  ¿Cómo es California en Navidad?

Los orígenes de la guerra fría

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos no era la única potencia líder en el escenario mundial; tenía un nuevo competidor por este poder en la Unión Soviética. Las tensiones entre los antiguos aliados no tardaron en aumentar, dando lugar a un nuevo tipo de conflicto -agudizado por la amenaza de las armas atómicas- que llegó a dominar la política mundial durante el resto del siglo XX.

Las tensiones entre Estados Unidos y su improbable aliado de la Unión Soviética persistieron durante toda la Segunda Guerra Mundial. Los líderes de los Aliados occidentales no olvidaron el pacto inicial de no agresión realizado entre el primer ministro soviético Joseph Stalin y Adolf Hitler en 1939. Sin embargo, la invasión de la Unión Soviética por parte de Alemania y el ataque de Japón a Pearl Harbor crearon una alianza entre Estados Unidos y la URSS. A medida que la Segunda Guerra Mundial transformaba tanto a Estados Unidos como a la URSS, convirtiendo a estas naciones en formidables potencias mundiales, la competencia entre ambas aumentó. Tras la derrota de las potencias del Eje, la rivalidad ideológica y política entre Estados Unidos y la URSS dio paso al inicio de la Guerra Fría. La posterior carrera por la superioridad militar desencadenó una era de espionaje, guerras por la expansión del comunismo y una acumulación de armas nucleares que amenazaba con la aniquilación mundial.