¿Cuántos árabes hay en México?

¿Cuántos árabes hay en México?

Demografía de México

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Mexicanos libaneses” – noticias – periódicos – libros – académico – JSTOR (agosto de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Los matrimonios interétnicos en la comunidad libanesa, independientemente de la afiliación religiosa, son muy elevados; la mayoría tiene un solo progenitor de etnia libanesa. Por ello, algunos de ellos hablan árabe con fluidez. Pero la mayoría, especialmente entre las generaciones más jóvenes, habla el español como primera lengua.

La inmigración libanesa a México comenzó en el siglo XIX y principios del XX[6]. En 1892, los primeros libaneses llegaron a México desde Beirut en barcos franceses a puertos mexicanos como Puerto Progreso, Veracruz y Tampico. En aquella época, Líbano no era una nación independiente; el territorio estaba en manos del Imperio Otomano y posteriormente se convirtió en un protectorado francés. Aproximadamente 100.000 arabófonos se establecieron en México durante este periodo. Se asentaron en gran número en Yucatán, Veracruz, Puebla, Ciudad de México y el norte del país (principalmente en los estados de Baja California, Nuevo León, Sinaloa, Chihuahua, Coahuila y Durango, así como en la ciudad de Tampico y Guadalajara).

Libaneses en México

Desde hace mucho tiempo existen poblaciones musulmanas y árabes en América Latina, pero pocas personas son conscientes del gran número de descendientes de árabes en la región. De hecho, América Latina cuenta con el mayor número de árabes fuera de Oriente Medio, con entre 17 y 30 millones de personas.1 Para hacerse una idea completa de este aspecto de la demografía de la región, hay que remontarse a la época del primer viaje de Colón al nuevo mundo en 1492. Ese mismo año, los moros, como se llamaban las comunidades musulmanas, fueron derrotados en España y el cristianismo volvió a gobernar. En 1478 se inicia oficialmente la Inquisición con el objetivo de restablecer y mantener la ortodoxia católica en España. En 1499, el arzobispo Francisco Jiménez de Cisneros rompió con la política de conversiones graduales y comenzó a perseguir violentamente a los moros instituyendo conversiones forzadas y la quema de manuscritos árabes. Cuando los musulmanes se rebelaron contra la pérdida de sus libertades, Cisneros les quitó por completo la libertad de culto. Aunque se obligó a los moriscos a convertirse al cristianismo, todavía existía un movimiento para conservar la cultura islámica y árabe.    Tras varios intentos fallidos de los españoles por obligar a los moriscos a asimilarse totalmente, el rey Felipe III expulsó a la mayoría de ellos. Se cree que la mayoría se fue al norte de África, pero algunos se dirigieron a las colonias españolas de América Latina.2

Religión en México

RS: Muchas cosas: el cilantro, el comino, el clavo de olor… no proceden especialmente de Oriente Medio, pero recuerde que el imperio árabe se extendía por todas partes. Iba al norte de la India, a Afganistán y a Pakistán — todos esos países estaban dominados por los árabes. Eso traía especias de esa ruta, y ese era en realidad uno de los propósitos de los viajes a los nuevos mundos era encontrar mejores lugares para conseguir especias, para conseguir cosas nuevas y más caras.

El uso de las especias vino con ellos. No teníamos comino, ni granos de pimienta negra, ni canela. Ahora la canela se pone en todo en México. No teníamos ganado, ni cerdos, ni frituras, eso lo trajeron los españoles.

JJG: Cuando pienso en el cilantro, por ejemplo, pienso que es una de las cosas más mexicanas que se me ocurren, además de los chiles, los tomates y los tomatillos. Así que era un ingrediente extraño, ¿se puso de moda enseguida, y si es así, por qué?

RS: Creo que cuando llegaron los españoles ya comían hierbas bastante parecidas. Los españoles llegaron con una nueva, y los mexicanos ya tenían un sistema para cultivarla y hacerla crecer, y simplemente se puso de moda.

Diáspora árabe

Basándose en los archivos coloniales franceses y en la etnografía histórica, este libro ofrece la primera historia global de las migraciones de Oriente Medio a América Latina y la creación de redes transnacionales árabes, francesas y mexicanas.

Descripción:  La migración desde Oriente Medio llevó a cientos de miles de personas a América a finales del siglo XIX y principios del XX. Cuando el sistema político otomano se derrumbó en 1918, más de un tercio de la población del Mashriq, es decir, del Levante, había realizado el viaje transatlántico. Esta intensa movilidad se vio interrumpida por la Primera Guerra Mundial, pero se reanudó en la década de 1920 y continuó hasta finales de la década de 1940 bajo el Mandato francés. Muchos emigrantes regresaron a sus países de origen, pero el resto se concentró en Brasil, Argentina, Estados Unidos, Haití y México, construyendo vidas transnacionales.

El mahjar mexicano ofrece la primera historia global de las migraciones de Oriente Medio a México. Haciendo un uso sin precedentes de los archivos coloniales franceses y de la etnografía histórica, Camila Pastor examina cómo el control colonial francés sobre Siria y Líbano afectó a los migrantes. Siguiendo el rastro de las cuestiones de clase, raza y género a lo largo de las décadas de aumento de la inmigración a México y examinando las narrativas creadas por los propios mahjaris (migrantes) tanto en su antiguo como en su nuevo hogar, Pastor arroja nueva luz sobre la creación de redes transnacionales en la intersección de los modernismos coloniales árabe, francés y mexicano. Revelando cómo los migrantes experimentaron la movilidad como conquista, diáspora, exilio o peregrinaje, El mahjar mexicano rastrea la historia global a escala íntima.