¿Por qué se le llamó el Siglo de Oro?

¿Por qué se le llamó el Siglo de Oro?

Historia de la Edad de Oro

Nuestra Edad de Oro: ¿es necesario que le diga a alguien lo que quiero decir con esto? ¿Hay algún holandés culto que no sepa que esas palabras sólo pueden aplicarse al período de nuestra historia que se extiende entre la partida de Leicester en 1587 y la Paz de Utrecht en 1713?”.

Así comenzaba Pieter Lodewijk Muller (1842-1904) el prefacio de su monumental libro sobre el siglo XVII en los Países Bajos, Onze Gouden Eeuw – “Nuestra Edad de Oro”- en 1897. Si hoy, más de cien años después, planteo la misma pregunta, puedo seguir suponiendo que la mayoría de mis lectores entenderán inmediatamente lo que quiero decir cuando me refiero a la “Edad de Oro” holandesa. Todavía utilizamos el término sin pensarlo mucho. Sin embargo, mi museo, el de Ámsterdam, ha decidido dejar de utilizarlo. Me alegro de ello, ya que el término no sirve para nada.

La expresión “Edad de Oro” se puso de moda en el siglo XIX, cuando la historia se enmarcaba en un contexto nacionalista que servía para unir a la nación. Enfatizaba el orgullo por lo que se consideraba períodos de gran prosperidad y por los héroes del país. Hoy, unos dos siglos después, las expresiones de orgullo por ese periodo de poder y riqueza suscitan fuertes críticas. Y con razón. Los monumentos del siglo XIX y los nombres de las calles que colocan a esa época y a sus protagonistas en un pedestal han sido objeto de críticas. El término “Edad de Oro” como designación del siglo XVII tiene sus raíces en esos mismos sentimientos de orgullo, pero también tiene una historia más larga, por supuesto, y un espectro más amplio de asociaciones, que un período particular de la historia holandesa. Ha llegado el momento de explorar esas asociaciones y preguntarnos por qué seguimos utilizando el término. Y si debemos seguir haciéndolo.

  ¿Cuáles son las actividades que realizan las mujeres?

Época dorada

Nuestra Edad de Oro: ¿es necesario que le diga a alguien lo que quiero decir con esto? ¿Hay algún holandés culto que no sepa que esas palabras sólo pueden aplicarse al período de nuestra historia que se extiende entre la partida de Leicester en 1587 y la Paz de Utrecht en 1713?”.

Así comenzaba Pieter Lodewijk Muller (1842-1904) el prefacio de su monumental libro sobre el siglo XVII en los Países Bajos, Onze Gouden Eeuw – “Nuestra Edad de Oro”- en 1897. Si hoy, más de cien años después, planteo la misma pregunta, puedo seguir suponiendo que la mayoría de mis lectores entenderán inmediatamente lo que quiero decir cuando me refiero a la “Edad de Oro” holandesa. Todavía utilizamos el término sin pensarlo mucho. Sin embargo, mi museo, el de Ámsterdam, ha decidido dejar de utilizarlo. Me alegro de ello, ya que el término no sirve para nada.

La expresión “Edad de Oro” se puso de moda en el siglo XIX, cuando la historia se enmarcaba en un contexto nacionalista que servía para unir a la nación. Enfatizaba el orgullo por lo que se consideraba períodos de gran prosperidad y por los héroes del país. Hoy, unos dos siglos después, las expresiones de orgullo por ese periodo de poder y riqueza suscitan fuertes críticas. Y con razón. Los monumentos del siglo XIX y los nombres de las calles que colocan a esa época y a sus protagonistas en un pedestal han sido objeto de críticas. El término “Edad de Oro” como designación del siglo XVII tiene sus raíces en esos mismos sentimientos de orgullo, pero también tiene una historia más larga, por supuesto, y un espectro más amplio de asociaciones, que un período particular de la historia holandesa. Ha llegado el momento de explorar esas asociaciones y preguntarnos por qué seguimos utilizando el término. Y si debemos seguir haciéndolo.

  ¿Qué se celebra los primeros 8 días de la Pascua?

¿Qué significa edad de oro?

La época exacta de la Edad de Oro es discutida, aunque la mayoría coincide en que nació con el lanzamiento de Superman en 1938. Creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, Superman es posiblemente el personaje de cómic más reconocible hasta la fecha.

El éxito de Superman dio lugar a una serie de spin-offs y creó todo un nuevo género de personajes con identidades secretas, poderes sobrehumanos y trajes coloridos: el superhéroe.  Batman y Robin, Wonder Woman, Plastic Man, Green Lantern y Flash fueron algunos de los que siguieron.

Las ventas de cómics aumentaron notablemente durante la Segunda Guerra Mundial. Eran baratos, portátiles y contaban con historias inspiradoras y patrióticas en las que el bien triunfaba sobre el mal. Las historias reflejaban en gran medida los acontecimientos y valores de la época. Los personajes pro-estadounidenses eran muy populares, especialmente el Capitán América, un superhéroe cuya creación se basaba en la ayuda al esfuerzo bélico del país.

La ciencia ficción y los cómics de temática del Oeste fueron algunos de los nuevos estilos de narración que empezaron a aparecer. El género adolescente también ganaba interés. En 1941 debutó una tira cómica protagonizada por un pelirrojo llamado Archibald “Archie” Andrews, que se hizo tan popular que la empresa que la creó cambió su nombre por el de Archie Comics en 1946.

La Inglaterra de la Edad de Oro

Parece que estás usando Internet Explorer 11 o más antiguo. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, puede ver resultados inesperados.

  ¿Qué tradiciones hay en el estado de Veracruz?

La época isabelina es el periodo de la historia inglesa en el que la reina Isabel I gobernó Inglaterra (1558-1603). Esta época se considera a menudo la “Edad de Oro” de Inglaterra porque fue una época de inmenso progreso, estabilidad y orgullo nacional. Durante el reinado de Isabel, Inglaterra floreció política y económicamente. El país también comenzó a extender su alcance al Nuevo Mundo, consolidando su estatus de potencia mundial. La Inglaterra protestante se unificó más que nunca tras la derrota de la Armada española católica en 1588. Este periodo también se considera una de las épocas más prolíficas del Renacimiento inglés, que vio un flujo de poesía y teatro, sobre todo de William Shakespeare. La época isabelina determinó de forma significativa el futuro de Inglaterra y culminó con los albores del Imperio Británico.