¿Cuál es la religión de París?

¿Cuál es la religión de París?

Eurobarómetro religión

“Francia es una República indivisible, laica, democrática y social, que garantiza a todos los ciudadanos, independientemente de su origen, raza o religión, un trato igual ante la ley y respeta todas las creencias religiosas”, dice la Constitución de 1958. La “libertad de culto” está reconocida desde 1905, cuando entró en vigor la Ley de Separación de la Iglesia y el Estado (loi sur la séparation de l’Église et de l’État). Lejos de ser un arma contra la religión, este texto devolvió todas las religiones al ámbito privado e instauró el laicismo estatal en la esfera pública. El Estado francés no favorece a ninguna religión y garantiza su coexistencia pacífica en el respeto de las leyes y los principios de la República.

Este acontecimiento innegable en nuestra historia puso fin a una monarquía con derechos divinos. A partir de ese momento, Francia dejó de considerarse la “hija mayor de la Iglesia”. Francia se estableció como país de referencia en materia de derechos humanos y el concepto de laicidad se convirtió progresivamente en uno de sus marcos protectores. El 12 de julio de 1790, la Constitución Civil del Clero introdujo una primera separación tras la nacionalización de los bienes de la Iglesia. El laicismo cruzó un umbral con el Concordato de 1801, que puso a la Iglesia bajo la tutela del poder estatal, creando en particular el matrimonio civil y el estado civil.

Alemania religión

Francia y Estados Unidos parecen no coincidir en cuestiones de libertad religiosa. Esta brecha de entendimiento se amplió drásticamente en 1998, cuando el Congreso de Estados Unidos y el Gobierno de Francia aprobaron sendas leyes sobre libertad religiosa que parecían abrazar objetivos opuestos. En Estados Unidos, la Ley de Libertad Religiosa Internacional (IRFA) imponía sanciones a los países de todo el mundo que fueran declarados culpables de violar la libertad religiosa. La nueva ley creó una Comisión para la Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos y nombró a un Embajador en Misión Especial para dirigir una oficina sobre libertad religiosa internacional en el Departamento de Estado. En Francia (al día siguiente, por coincidencia), la Asamblea Nacional recomendó la creación de un grupo de trabajo gubernamental, la Misión Interministerial contra las Sectas (MILS), para vigilar los llamados cultos peligrosos. En ambos casos, la legislación fue aprobada por unanimidad. Sin embargo, sus diferentes objetivos parecían entrar en conflicto. En 1999, el embajador estadounidense Robert Seiple, bautista y ex presidente de la organización evangélica de desarrollo World Vision, se reunió con Alain Vivien, el jefe francés de la MILS que también es presidente de una organización de desarrollo secular llamada Volunteers for Progress. Los dos discutieron sus diferencias, pero no lograron llegar a un entendimiento común sobre los objetivos de las dos leyes.

  ¿Cuándo empieza a nevar en París?

Religión en Ámsterdam

En 2015, el Eurobarómetro, una encuesta financiada por la Unión Europea, determinó que el cristianismo era la religión del 54,3% de los encuestados, siendo el catolicismo la principal confesión con un 47,8%, seguido de otros cristianos con un 4,1% (protestantes con un 1,8% y ortodoxos orientales con un 0,6%). Los musulmanes representan el 3,3%, los judíos el 0,4% y los miembros de otras religiones el 1,6%. Los no afiliados eran el 40,4%, el 22,8% se declaraba ateo y el 17,6% agnóstico[14].

En 2017, el Centro de Investigación Pew encontró en su Encuesta de Actitudes Globales que el 54,2% de los franceses se consideraban cristianos, con un 47,4% perteneciendo a la Iglesia Católica, un 3,6% eran cristianos no afiliados, un 2,2% eran protestantes, un 1,0% eran ortodoxos orientales. El 37,8% de los no afiliados se dividen en un 24,8% de ateos, un 8,2% de nada en particular y un 4,8% de agnósticos. Los musulmanes eran el 5,0%, los judíos el 0,4% y los miembros de otras religiones el 1,4%. El 1,1% estaba indeciso o no contestó a la pregunta[15].

Porcentaje de religión en París

En París se celebraron numerosos sínodos eclesiásticos, destacando los concilios de 552 y 829. El Concilio de 552 fue iniciado por Childeberto, que era rey en ese momento. Los obispos se reunieron en París para juzgar a su obispo Saffaracus por un delito desconocido pero grave. Los propios obispos habían viajado a París desde diferentes lugares, algunos de ellos muy lejanos [9]. París debía de estar lo suficientemente conectada con el resto del mundo como para permitir la llegada de cada uno de los obispos y ser un centro religioso lo suficientemente notable como para que Childebert la eligiera como lugar de reunión. Más tarde, Luis el Piadoso creó el Concilio de 829, muy probablemente por orden imperial, y asistió él mismo a los procedimientos. Los obispos fueron convocados para debatir la cuestión de la iconoclasia y el uso adecuado de las imágenes en el culto. Las decisiones se recogieron en tres manuscritos en los que se discutía la conducta y las virtudes que se esperaban de muchas de las figuras que intervendrían en los asuntos religiosos, incluidos clérigos, reyes y laicos que trabajaban con el clero [5, 9]. La elección de París como punto de encuentro de tantas figuras religiosas implicadas en la toma de decisiones importantes señala su condición de, si no el próspero centro religioso en el que se convertiría, una fuerza reconocida. No sólo eso, sino que los concilios abarcan un amplio periodo de tiempo, lo que sugiere que París mantuvo su influencia durante muchos siglos.

  ¿Cómo se celebra el día de los Santos en Francia?