¿Qué aportaciones dio Japón en la Edad Media?

¿Qué aportaciones dio Japón en la Edad Media?

Línea de tiempo de la historia de Japón

Los primeros europeos que llegaron a Japón lo hicieron por accidente y no por decisión propia. En 1543, un tifón desvió el rumbo de un barco portugués, haciendo naufragar a los marineros en la isla de Tanegashima, frente al extremo suroeste de Japón. Deseosos de comerciar con Japón, los portugueses pronto establecieron un tráfico más formal a través del puerto de Nagasaki, y en 1549 el sacerdote jesuita Francisco Javier (1506 – 52) llegó al país para fundar la primera misión cristiana.

Para los japoneses, cualquier sentimiento inicial de alarma causado por la aparición de los nanban-jin, o “bárbaros del sur”, como se llamaba a los portugueses, quedó pronto eclipsado por el atractivo exótico de estos curiosos visitantes. La fascinación que despertaba la llegada de los europeos se revela en muchos aspectos de la cultura visual japonesa de finales del siglo XVI y principios del XVII, de forma más dramática en las pantallas que representan la llegada de un barco portugués a un puerto japonés. En un ejemplo de nuestra colección, el artista ha subrayado los extraños rasgos físicos y la aparentemente extravagante vestimenta de los europeos, que aparecen con largas narices y pantalones de tipo globo.

¿Qué tipo de gobierno tenía el antiguo Japón?

En el Japón feudal, entre 1185 y 1868. Los vasallos ofrecían su lealtad y servicios (militares o de otro tipo) a un terrateniente a cambio del acceso a una porción de tierra y su cosecha. En este sistema, el poder político se desvía de un monarca central y el control se reparte entre ricos terratenientes y señores de la guerra. La práctica inicial generalizada del feudalismo en Japón coincidió con la instauración del primer shogun, Minamoto no Yoritomo, que actuó como gobernante de facto de Japón por encima del emperador japonés. Al mismo tiempo, la clase guerrera (samurái) adquirió el poder político que antes pertenecía a la nobleza aristocrática (kuge). Los shogunatos distribuyeron fincas (shoen) a súbditos leales, los más poderosos de los cuales se convirtieron en daimyo, o gobernadores de vastas masas de tierra que a menudo tenían ejércitos privados[1].

  ¿Qué Día se celebra el 9 de mayo en Japón?

A diferencia del feudalismo europeo medieval, los supervisores de la tierra, conocidos como jitos (administradores) y shugos (alguaciles), no eran inicialmente propietarios de la tierra, que permanecía bajo el control del shogunato. Los daimyo utilizaban una parte de sus ingresos procedentes de los impuestos a los campesinos para pagar a los samuráis, normalmente en arroz[2]. Sin embargo, con el tiempo, los jito y shugo (daimyo) más poderosos empezaron a desafiar la autoridad del shogun, lo que acabó provocando el colapso del sistema feudal en el siglo XIX.

Período japonés

El período Kamakura también fue testigo de un renacimiento de la devoción al Sutra del Loto. Esto fue llevado al extremo por Nichiren, quien argumentó que la enseñanza del Sutra del Loto ofrecía todo lo que el país necesitaba para la salvación y protección espiritual, y que otras enseñanzas debían ser suprimidas. La vitalidad y el éxito de las nuevas escuelas de budismo no pasaron desapercibidos para los monjes de las escuelas más antiguas. Su reacción inicial fue intentar que se exiliaran los defensores y se proscribieran las enseñanzas. Cuando esto no consiguió sofocar el auge, los seguidores de las nuevas enseñanzas fueron excluidos de las escuelas más antiguas y se vieron obligados a establecer su independencia. Al mismo tiempo, la vitalidad del movimiento popular estimuló una oleada de reformas dentro de las escuelas budistas más antiguas. Con el resurgimiento de la escuela Ritsu, o Vinaya, se puso un énfasis renovado en el mantenimiento de la disciplina monástica.

En contraste con su predecesor, el bakufu Kamakura, o con el posterior bakufu Edo, el bakufu Muromachi era un gobierno guerrero fundamentalmente inestable. El régimen Muromachi ha sido descrito como una coalición de shogun y shugo. Los shugo eran poderosas ramas familiares y vasallos de los Ashikaga con autoridad militar sobre una o más provincias. Algunos shugo enrolaron a guerreros locales como sus vasallos y expandieron su control sobre las provincias vecinas. El éxito de la autoridad central de los shogunes dependía de su capacidad para dominar la coalición. Excepto durante los reinados del tercer al sexto shogun (1370-1441), el bakufu Muromachi estaba debilitado por el faccionalismo y la guerra civil, y había dificultades para imponer la autoridad shogunal sobre los agentes provinciales, los shugo.

  ¿Por qué los japoneses hacen ruido al comer?

La religión del Japón medieval

Como es sabido, Japón está lo suficientemente cerca del continente asiático como para verse afectado por las ideas culturales de esa región. Al mismo tiempo, las vías fluviales que separan Japón de Asia continental ayudaron a proteger a los japoneses de la conquista de otros pueblos asiáticos. Como resultado, Japón se mantuvo políticamente independiente y tuvo la oportunidad de desarrollar su propia civilización.

Durante la mayor parte del siglo VIII, la ciudad de Nara fue la capital imperial de Japón. Durante esta época, los contactos con China aportaron muchas ideas culturales nuevas a Japón. Luego, en el año 794, el emperador Kammu trasladó la capital a Heian-kyo (hay-AHN-keeyo). Este acontecimiento marca el inicio del periodo Heian, que duró hasta 1185.

El periodo Heian es a menudo llamado la edad de oro de Japón. Durante esta época, los aristócratas lideraron un gran florecimiento de la cultura japonesa. Los aristócratas valoraban la belleza, la elegancia y los modales correctos. Con el tiempo, desarrollaron nuevas formas de literatura y arte. Los poetas escribían con delicadeza sobre los sentimientos y las frágiles bellezas de la naturaleza. Las mujeres de la corte escribieron diarios y otros tipos de no ficción, así como ficción. Los pintores y escultores inventan nuevos estilos artísticos. Los artistas entretenían a la corte con nuevos tipos de música, danza y teatro.