¿Qué legado cultural nos dejó Portugal?

Bandera del imperio portugués

En 1501-1502, una expedición dirigida por Gonçalo Coelho (o André Gonçalves y/o Gaspar de Lemos), navegó hacia el sur por la costa de Sudamérica hasta la bahía de la actual Río de Janeiro. Entre su tripulación se encontraba el florentino Américo Vespucio. Según Vespucci, la expedición llegó a la “elevación del Polo Sur 52° S” en las latitudes “frías” de la actual Patagonia, cerca del estrecho de Magallanes, antes de dar la vuelta. Vespucio escribió que se dirigieron hacia el suroeste-sur, siguiendo “una larga e inflexible línea de costa”. Esto parece controvertido, ya que cambió parte de su descripción en la carta posterior (afirmando que alrededor de los 32° S, hicieron un giro hacia mar abierto, hacia el sur-sureste), manteniendo, sin embargo, que llegaron a una latitud similar a los 50° S.[8][9]

Américo Vespucio participó como observador en cuatro viajes de exploración españoles y portugueses. Las expediciones se hicieron ampliamente conocidas en Europa tras dos relatos atribuidos a él, publicados entre 1502 y 1504. Sus dos últimos viajes a las costas oriental y meridional de Sudamérica, por parte de Portugal, especialmente la expedición de 1501-1502 a Brasil y más allá, y su encuentro con los barcos y hombres de Cabral (que había tocado los continentes sudamericano, africano y asiático) en la costa africana, en Bezeguiche (la bahía de Dakar, Senegal), escuchando los relatos de sus marineros (que entonces regresaban a Portugal), fueron los más decisivos para su hipótesis del “Nuevo Mundo”. Vespucci sugirió que las tierras recién descubiertas (especialmente lo que hoy es América del Sur/Brasil) no eran las Indias, sino un “Nuevo Mundo”,[10] el Mundus novus, título en latín de un documento contemporáneo basado en las cartas de Vespucci a Lorenzo di Pierfrancesco de’ Medici, que se había hecho muy popular en Europa[11].

  ¿Cuáles son las tradiciones en Portugal?

Guerra holandesa-portuguesa

Desde la cercana terminal de transbordadores, los viajeros de los barrios del otro lado del río Tajo van y vienen. Entre la plaza vacía y peatonal y la orilla del río discurre la carretera Infante Dom Henrique, que lleva el nombre del descubridor, el príncipe Enrique el Navegante (1394-1460). A unos cientos de metros, está amarrado un crucero elevado y vacío, el Vasco da Gama, que evoca al gran explorador del siglo XV.

Este tipo de referencias al pasado épico y marinero de Portugal están presentes en toda la ciudad; incluso hay un centro comercial Vasco da Gama. Pero hasta ahora no había ni una sola referencia explícita, un monumento o un recuerdo en el espacio público de Portugal de su papel pionero en el comercio transatlántico de esclavos, ni ningún reconocimiento de los millones de vidas que se robaron entre los siglos XV y XIX.

Esta es la tarea que ha traído a Kiluanji Kia Henda, el artista contemporáneo más exitoso de Angola, desde su ciudad natal de Luanda. El próximo Memorial-Homenaje a las Víctimas de la Esclavitud que ha diseñado será el primer memorial de este tipo en Portugal y, según él, “el mayor reto al que me he enfrentado como artista”.

¿Cuándo llegaron los ingleses a América?

2018 fue el Año Europeo del Patrimonio Cultural. Su objetivo era animar a más personas a descubrir y comprometerse con el patrimonio cultural de Europa, y reforzar el sentimiento de pertenencia a un espacio europeo común. El lema del año fue

Una encuesta especial del Eurobarómetro sobre el patrimonio cultural lanzada en vísperas del Año Europeo reveló que una gran mayoría de los ciudadanos europeos piensa que el patrimonio cultural es importante para ellos personalmente (84%), así como para su comunidad (84%), región (87%), país (91%) y la UE en su conjunto (80%).

  ¿Cuál fue el último rey de Portugal?

La mayoría de los encuestados (84%) afirma sentirse orgulloso del patrimonio cultural de su región o país, y un gran porcentaje (70%) también de un monumento histórico, un lugar, una obra de arte o una tradición de otro país europeo.

El 70% de los entrevistados considera que vivir cerca de lugares relacionados con el patrimonio cultural europeo da a las personas un sentimiento de pertenencia a Europa. Además, la mayoría de los encuestados piensa que las autoridades públicas a nivel local, regional, nacional y europeo deberían asignar más recursos al patrimonio cultural.

La historia colonial de Portugal

El patrimonio cultural europeo es un mosaico rico y diverso de expresiones culturales y creativas, una herencia de las generaciones anteriores de europeos y un legado para las venideras. Incluye lugares naturales, construidos y arqueológicos, museos, monumentos, obras de arte, ciudades históricas, obras literarias, musicales y audiovisuales, y los conocimientos, prácticas y tradiciones de los ciudadanos europeos.

Aunque la política en este ámbito es principalmente responsabilidad de los Estados miembros y las autoridades regionales y locales, la UE se ha comprometido a salvaguardar y mejorar el patrimonio cultural europeo a través de una serie de políticas y programas.