¿Qué son los cazadores y recolectores?

Estructura familiar de cazadores-recolectores

Los arqueólogos han sugerido que los primeros seres humanos del Paleolítico Inferior probablemente vivían en zonas boscosas. Esto significaba que tenían acceso a una amplia gama de frutos secos, semillas y frutas. También buscaban ríos y costas para pescar y encontrar marisco. A veces se cree que los primeros humanos carroñearon la carne de animales ya muertos por otros depredadores. Más tarde, aprendieron a cazar animales salvajes por sí mismos, desarrollando herramientas como lanzas para su uso.

Hasta el primer desarrollo de la agricultura (cultivo y cuidado de plantas y animales en grandes cantidades para proveer de alimentos a una sociedad) la caza y la recolección era la forma en que los humanos habían sobrevivido desde tiempos prehistóricos. Hace unos 12.000 años, comenzaron a desarrollarse las primeras prácticas agrícolas en Oriente Medio, partes de Mesoamérica, algunas zonas de África y el Sudeste Asiático, y los Andes. Hoy en día, la gran mayoría de los seres humanos viven en sociedades en las que los alimentos se producen a través de la agricultura y de métodos de producción industrializados.

Los cazadores-recolectores son más felices

En la búsqueda de una explicación de la cultura humana, los antropólogos han prestado mucha atención a las sociedades recientes de cazadores-recolectores o forrajeadores. Una de las principales razones de esta atención ha sido la creencia generalizada de que el conocimiento de las sociedades de cazadores-recolectores podría abrir una ventana a la comprensión de las primeras culturas humanas. Después de todo, se argumenta que durante la mayor parte de la historia de la humanidad, las personas vivían buscando plantas y animales silvestres. De hecho, las sociedades del suroeste de Asia (el famoso Creciente Fértil) no empezaron a cultivar y domesticar plantas y animales hasta hace unos 10.000 años. La producción de alimentos se impuso hasta el punto de que, en los últimos cientos de años, se calcula que sólo 5 millones de personas han subsistido buscando comida. Pero aunque el número de cazadores-recolectores recientes sea relativamente pequeño, eso no significa que la producción de alimentos se convierta inevitablemente en la estrategia económica dominante. Muchas de estas sociedades siguen forrajeando (Kramer y Greaves 2016, 15).

  ¿Qué género escuchan los punks?

¿Qué podemos inferir sobre nuestros lejanos ancestros observando unas pocas sociedades de cazadores-recolectores bien conocidas de tiempos recientes? Para sacar conclusiones fiables, tendríamos que creer que los focos de la sociedad humana podrían existir sin cambios durante decenas de miles de años: que los cazadores-recolectores no aprendieron de la experiencia, ni innovaron, ni se adaptaron a los cambios en su entorno natural y social. Sin embargo, incluso una mirada superficial al registro etnográfico revela que muchas culturas cazadoras-recolectoras han cambiado sustancialmente a lo largo del tiempo. Tanto en el registro arqueológico como más recientemente, los cazadores-recolectores no sólo han interactuado con los productores de alimentos a través del comercio y otros intercambios, sino que muchos también han añadido a sus economías cultivos que se integran bien en la búsqueda de recursos silvestres (Kramer y Greaves 2016, 16). Además, las culturas recientes de cazadores-recolectores comparten algunos rasgos, pero también son muy diferentes entre sí.

Hechos de los cazadores-recolectores

La caza y la recolección son actividades que han acompañado al ser humano durante toda su evolución hasta nuestros días. Durante más del 99% de su tiempo en la Tierra, los seres humanos se han alimentado de animales y plantas que cazaban y recolectaban (Lee & DeVore 1968: 3). Incluso los llamados “pastores” y “agricultores” (o “pastoralistas” y “agrónomos”, como se les suele llamar) han tendido históricamente a pasar parte de su tiempo cazando y recolectando. Especialmente en épocas difíciles, por ejemplo cuando la sequía amenaza a los animales domésticos o a las cosechas, los pastores y los agricultores incluyen en su dieta caza y alimentos vegetales no domesticados.

El término “forrajeo” también se utiliza ocasionalmente para referirse a las personas que cazan y recolectan (Lee 1979). De forma directa, o al menos implícita, subraya la continuidad entre los cazadores-recolectores humanos y el forrajeo tal y como lo practican los animales o lo practicaban otros humanos distintos del Homo sapiens (por ejemplo, los neandertales). Por este motivo, el término es rechazado por algunos estudiosos y abrazado explícitamente por otros. Como actividades, la caza y la recolección son anteriores a los humanos modernos porque todos sus predecesores han vivido exclusivamente de varios tipos de caza, recolección y pesca. El grado de similitud de estos predecesores con los cazadores-recolectores humanos que viven en la actualidad es un punto importante de debate científico. Para quienes estudian el pasado remoto, cualquier ser humano que viva de la caza y la recolección en la actualidad (o en el pasado reciente, científicamente documentado) ofrece la posibilidad de aprender más sobre cómo pudo ser la vida en un pasado profundo. A la inversa, los estudios sobre cazadores-recolectores pueden ayudar a construir modelos que intenten comprender los vínculos entre diversos entornos naturales y el espectro de formas de vida humana. Esto puede, a su vez, ayudarnos a entender las situaciones actuales o recientes de los cazadores-recolectores.

  ¿Qué día es festivo en Barcelona?

¿Qué es una sociedad de cazadores-recolectores?

Un cazador-recolector es un ser humano que lleva un estilo de vida en el que la mayor parte o la totalidad de los alimentos se obtienen mediante la búsqueda de alimentos (recolección de plantas silvestres comestibles) y la caza (persecución y matanza de animales silvestres), del mismo modo que lo hacen la mayoría de los omnívoros naturales. Las sociedades de cazadores-recolectores contrastan con las sociedades agrícolas, más sedentarias, que se basan principalmente en el cultivo y la cría de animales domésticos para la producción de alimentos, aunque los límites entre ambas formas de vida no son completamente distintos.

La caza y la recolección fueron la adaptación competitiva original y más duradera de la humanidad en el mundo natural, ocupando al menos el 90% de la historia de la humanidad[1]. Tras la invención de la agricultura, los cazadores-recolectores que no cambiaron fueron desplazados o conquistados por grupos agrícolas o pastores en la mayor parte del mundo[2]. Sin embargo, ya no se presume que la división entre ambos sea un marcador fundamental en la historia de la humanidad, y no existe necesariamente una jerarquía que sitúe a la agricultura y la industria en la cima como meta a alcanzar.