¿Cómo se enterraban a los muertos?

¿Cómo se enterraban a los muertos?

El entierro de los muertos en la prehistoria

5 En cuanto a los ritos de enterramiento, se observaron las prácticas de inhumación, incineración y enterramiento secundario, que se repiten con una frecuencia variable (estadísticamente, estamos en presencia de una prevalencia del rito de inhumación) y con ligeras modificaciones a lo largo del tiempo. Además, los enterramientos pueden ser simples, dobles ο múltiples, tanto entre los inhumados como entre los incinerados. Por último, se han encontrado enterramientos mixtos, es decir, tumbas en las que el inhumado está asociado a un enterramiento secundario ο urna con huesos quemados.

9El ajuar funerario contenido en las tumbas consistía principalmente en vasijas de cerámica gris o roja hechas a torno, a veces decoradas con motivos incisos, en relieve o con una simple estrigilatura.

14 Entre el ajuar funerario, el caballo aparece en otros dos casos: como asa de la tapa de la jarra de la tumba 19 de Loebanr y como extremo de una espiga de cobre contenida en una jarra de la tumba 242 de Katelai. Así, esta imagen parece estar asociada al rito de la cremación.

Por qué enterramos a los muertos

Hace siete mil años, los ritos funerarios en uso entre algunos de los pueblos que habitaban nuestra península seguían un protocolo bastante elaborado: tras un preentierro de duración incierta, los huesos del muerto se separaban de la carne y se volvían a enterrar en una cueva de fuerte significado simbólico, junto con restos de animales, cerámica y herramientas de piedra.

Un largo adiós. La ausencia de mordeduras de animales en los restos sugiere que los muertos fueron enterrados primero, probablemente en otro lugar, y que después de cierto tiempo fueron desenterrados, limpiados de restos en descomposición y colocados cuidadosamente en la cueva junto con objetos que probablemente pertenecieron al difunto. Los investigadores creen que se trataba de la última etapa de un complejo ritual, tal vez la última etapa del proceso de duelo: una última despedida que marcaba la finalización del paso de la vida a la muerte, y su aceptación.

  ¿Cómo se celebra la Navidad en Anzoátegui?

La extraordinaria vida de Rita Levi-Montalcini, la única científica italiana galardonada con el Premio Nobel: desde su dorada infancia hasta las leyes raciales, desde sus estudios en América hasta sus vínculos con una familia unida, culta y con talento. Y de nuevo: la expedición antártica de Ernest Shackleton; los referendos que cambiaron el curso de la historia; las primeras casas consistoriales del barrio de Fuggerei, en Augsburgo; el controvertido mito de Federico Barbarroja.

Enterramientos prehistóricos

Tenían la herencia etrusca de celebrar la muerte como un acontecimiento feliz, con banquetes y juegos. Estos juegos funerarios eran principalmente de gladiadores, pero los romanos no utilizaban estos ludi para los funerales sino para el disfrute del pueblo. Las tumbas eran modestas al principio, probablemente en la tierra desnuda, a veces bordeadas por guijarros, losas o piedras. En algunos casos tenían techos llamados cappuccina, hechos de tejas y ladrillos, una especie de tejado a dos aguas.

En el negocio funerario, los libitinarii preparaban el cadáver para su exhibición, lavando el cuerpo, perfumándolo con ungüentos, vistiéndolo con la toga y poniéndolo en el lecho funerario en el atrio de la casa. Era costumbre poner una moneda en la boca del muerto, el óbolo de Caronte, el barquero del Hades.

A continuación, se celebra una procesión, organizada por el disignador si el difunto es una persona importante: delante del ataúd, un grupo de hombres con túnicas y máscaras, que representan a los antepasados del difunto. Alrededor del féretro, los lictores con sus capas rojas ceremoniales y sus fasces, luego los flautistas, los mimos y los bailarines, las plañideras y las mujeres que lloran.

  ¿Cuándo se celebra San Lesmes en Burgos?

El entierro de los muertos

Tenían la herencia etrusca de celebrar la muerte como un acontecimiento feliz, con banquetes y juegos. Estos juegos funerarios eran principalmente de gladiadores, pero los romanos no utilizaban estos ludi para los funerales sino para el disfrute del pueblo. Las tumbas eran modestas al principio, probablemente en la tierra desnuda, a veces delimitadas por guijarros, losas o piedras. En algunos casos tenían techos llamados cappuccina, hechos de tejas y ladrillos, una especie de tejado a dos aguas.

En el negocio funerario, los libitinarii preparaban el cadáver para su exhibición, lavando el cuerpo, perfumándolo con ungüentos, vistiéndolo con la toga y poniéndolo en el lecho funerario en el atrio de la casa. Era costumbre poner una moneda en la boca del muerto, el óbolo de Caronte, el barquero del Hades.

A continuación, se celebra una procesión, organizada por el disignador si el difunto es una persona importante: delante del ataúd, un grupo de hombres con túnicas y máscaras, que representan a los antepasados del difunto. Alrededor del féretro, los lictores con sus capas rojas ceremoniales y sus fasces, luego los flautistas, los mimos y los bailarines, las plañideras y las mujeres que lloran.