¿Dónde se vive la tradición de los Reyes Magos?

Por qué el oro, la mirra y el incienso

A pesar de su gran popularidad, la historia de los reyes magos que llevan sus regalos a Cristo recién nacido no tiene prácticamente ningún apoyo en el Evangelio. Todo lo que sabemos sobre estas personas se originó en la literatura cristiana primitiva y se desarrolló en su forma actual en la Edad Media.

La Biblia ni siquiera menciona su número. La suposición generalizada de que había tres reyes magos (atribuida a Orígenes) se basa en el número de sus regalos al Salvador. Sin embargo, hay muchas tradiciones que indican un número mucho mayor. Por ejemplo, los armenios y los sirios creen que fueron doce los reyes magos que llegaron a Jerusalén con un gran séquito.

En el Evangelio, los reyes magos se designan con la palabra griega “μάγοι”, traducida habitualmente en la tradición latina como “magos”. En la literatura antigua, existen dos acepciones de este término, los sacerdotes zoroastrianos de origen persa y los astrólogos babilónicos que forman un grupo ocupacional separado. La tradición del origen persa de los Reyes Magos se encuentra principalmente en la iconografía bizantina. El arte europeo no menciona su origen étnico o lo relaciona completamente con el Oriente árabe o bizantino. San Gregorio el Teólogo consideraba que los Reyes Magos eran astrólogos caldeos.

Mirra

Son los tres hombres con brillantes túnicas de terciopelo y barbas falsas en el belén viviente de la iglesia. A veces remolcan un camello vivo. Llevando regalos, recorrieron la distancia, siguiendo a aquella estrella por el fondo del santuario en el gran crescendo de nuestra querida representación anual de Navidad. Me refiero, por supuesto, a los Reyes Magos. ¿O son los reyes magos? Espera, ¿reyes?

  ¿Por qué es importante el respeto a los demás?

Tal vez si el historiador Lucas hubiera escrito sobre ellos en su relato de la Navidad, habríamos tenido detalles precisos. Pero el relato de Mateo es vago, envuelto en el misterio: “Después de que Jesús naciera en Belén de Judea, en tiempos del rey Herodes, he aquí que vinieron a Jerusalén unos magos de Oriente…” (Mateo 2,1).

La intriga gira en torno a estos extranjeros engalanados. ¿De dónde venían? Con un guiño, Mateo escribe: “de Oriente”. De hecho, su descripción es tan absolutamente “específica” que las tradiciones eclesiásticas de docenas de países reclaman su país de origen. ¿Y quiénes eran? Técnicamente hablando, Mateo los llama magos, pero ¿qué son los magos? ¿Son reyes? ¿Hombres sabios? ¿Hechiceros? ¿Astrólogos?

El nuevo testamento

El relato bíblico de los sabios (o magos) se encuentra en Mateo 2:1-12. El versículo 1 dice que eran “hombres” (es decir, varones y más de uno) y que venían del este de Jerusalén. Se desconoce el número exacto de reyes magos y su procedencia concreta. El número tres se ha señalado a menudo debido al hecho de que dieron tres regalos nombrados a Jesús de oro, incienso y mirra.

El relato que los reyes magos dieron al rey Herodes señala que vieron una estrella desde el este (v. 2) y viajaron a Jerusalén para encontrar al nuevo rey de los judíos (Jerusalén era la capital y el lugar más probable para encontrar un rey). El rey Herodes consultó a los líderes religiosos judíos, que le dijeron que el Mesías había nacido en Belén según la profecía (vv. 5-6). Herodes preguntó a los sabios sobre la hora en que apareció la estrella y les ordenó que informaran sobre la ubicación del rey de los judíos nacido una vez que lo hubieran encontrado.

  ¿Qué se celebra en la fiesta del Pilar?

Los reyes magos viajaron entonces a Belén y encontraron a Jesús y a su familia. Ofrecieron sus regalos, objetos de gran valor en su época. Los sabios también se inclinaron en señal de adoración (v. 11). Está claro que esto ocurrió algún tiempo después del nacimiento de Jesús, ya que la familia se alojaba ahora en una casa, aunque todavía no había salido de Belén.

Cristianismo nuevo testamento

De todos modos, ¿de qué lugar de Oriente (que significa simplemente “Oriente”) procedían exactamente? La palabra Magos de Mateo es una pista vaga, ya que puede significar astrónomos, sabios o magos y se aplicaba a personas de todas partes. Los regalos que llevaban -oro, incienso y mirra- apuntan a Arabia, ya que los relatos bíblicos no relacionados describen caravanas de camellos con tributos similares procedentes de Saba y Madián, ambos en esa península. Su interés por las estrellas hace pensar en Babilonia, famosa por sus astrólogos. La suposición más feliz de todas resultó ser la realizada en el siglo IV por los decoradores de la Iglesia de la Natividad de Palestina, en cuyo mosaico dorado de la entrada aparecían los Reyes Magos vestidos de persas, también reputados observadores de las estrellas. Cuando los persas vinieron a merodear en el año 614, fue el único lugar de culto que no incendiaron…

Los Reyes Magos tuvieron una animada carrera postbíblica. Ya en el siglo II, fueron promovidos a reyes, probablemente porque el incienso se asocia con la realeza en uno de los Salmos. Su número, que variaba en diferentes relatos de dos a doce, se estableció finalmente en tres, muy probablemente por sus tres dones. Hacia el año 700 ya tenían sus nombres actuales -Melchor, Gaspar y Baltasar- y una composición multiculti. “Se dice que el primero era… un anciano de pelo blanco y barba larga”, reza una descripción medieval irlandesa. “El segundo … imberbe y de tez rubicunda … el tercero, de piel negra y con mucha barba”. Los estudiosos han sugerido que la mezcla pretendía subrayar las ambiciones mundiales del cristianismo o se refería a un trío diverso anterior, los hijos de Noé, Sem, Cam y Jafet.

  ¿Qué es cultura y cuál es su importancia?