¿Que nos dejaron los africanos?

La primera gran migración

Se calcula que en el siglo XVIII, en el punto álgido de la trata de esclavos, unos seis millones de africanos se vieron obligados a realizar un viaje a través del Atlántico que a menudo superaba las 4.000 millas. Se realizaron más de 54.000 viajes en el transcurso de trescientos años entre los siglos XVI y XIX.

La mayor parte de los esclavos acabaron en el Caribe, aproximadamente el 42%. Alrededor del 38% fue a Brasil, y un número mucho menor, alrededor del 5%, fue a América del Norte. El viaje de África a Norteamérica era el más largo. El viaje podía durar hasta 35 días, algo más de un mes (yendo de Angola a Brasil). Pero normalmente los barcos británicos y franceses tardaban de dos a tres meses.

Los barcos llevaban entre 250 y 600 esclavos. Por lo general, estaban muy hacinados. En muchos barcos estaban apiñados como cucharas, sin espacio ni siquiera para girar, aunque en algunos barcos un esclavo podía tener un espacio de un metro y medio de alto y un metro y medio de ancho. Los esclavos eran mantenidos entre la bodega y la cubierta en condiciones espantosas.

“Pronto me bajaron bajo las cubiertas, y allí recibí en mis fosas nasales un saludo como nunca había experimentado en mi vida: de modo que, con lo repugnante del hedor, y llorando a la vez, me puse tan enfermo y decaído que no era capaz de comer, ni tenía el menor deseo de probar nada. Ahora deseaba que el último amigo, la muerte, me aliviara; pero pronto, para mi pesar, dos de los hombres blancos me ofrecieron comida; y al negarme a comer, uno de ellos me sujetó por las manos y me puso al otro lado, creo que del molinete, y me ató los pies, mientras el otro me azotó severamente.

  ¿Qué comen los niños en África?

De dónde vienen los esclavos en África

¿Te gusta beber Coca-Cola? Puedes agradecérselo a los africanos esclavizados. Ellos llevaron la nuez de cola -una de las partes principales de la Coca-Cola- a lo que hoy es Estados Unidos. Los africanos occidentales masticaban la nuez por su cafeína.

Los africanos esclavizados también trajeron la sandía, el quimbombó, el ñame, los guisantes de ojo negro y algunos pimientos. Estos alimentos se consumen comúnmente en los Estados Unidos hoy en día. Muestran cómo los africanos obligados a la esclavitud -a partir del siglo XVI- influyeron en la dieta estadounidense.

Frederick Opie escribió un libro sobre algunos de los alimentos que conectan África y América. El libro se titula “Hog and Hominy: Soul Food from Africa to America”. Opie también enseña historia en el Babson College de Massachusetts.

Opie explica que las personas que traían a los africanos esclavizados a Norteamérica querían mantenerlos vivos y obtener un beneficio. Por ello, los africanos de los barcos de esclavos se alimentaban con alimentos que conocían y les gustaban. Esos alimentos desembarcaron junto con la gente.

Con el tiempo, las plantas de África pasaron lentamente de los jardines de los esclavizados a los de los ricos y poderosos. Por ejemplo, las casas de los presidentes estadounidenses George Washington y Thomas Jefferson tenían jardines plantados con semillas de África.

Gran migración EE.UU.

Desde las primeras estadísticas de población de EE.UU., en 1780, hasta 1910, más del 90% de la población afroamericana vivía en el Sur de EE.UU.,[6][7][8] constituyendo la mayoría de la población en tres estados del Sur, a saber, Luisiana (hasta aproximadamente 1890[9]), Carolina del Sur (hasta la década de 1920[10]) y Misisipi (hasta la década de 1930[11]). Pero al final de la Gran Migración, algo más de la mitad de la población afroamericana vivía en el Sur, mientras que algo menos de la mitad vivía en el Norte y el Oeste[12]. En 1900, sólo una quinta parte de los afroamericanos del Sur vivían en zonas urbanas[13]. En 1960, la mitad de los afroamericanos del Sur vivían en zonas urbanas[13], y en 1970, más del 80% de los afroamericanos de todo el país vivían en ciudades[14]. En 1991, Nicholas Lemann escribió

  ¿Cuál es la importancia de la música africana?

La Gran Migración fue uno de los mayores y más rápidos movimientos internos de masas de la historia, quizá el mayor no causado por la amenaza inmediata de ejecución o de inanición. En número, supera la migración de cualquier otro grupo étnico -italianos, irlandeses, judíos o polacos- a Estados Unidos. Para los negros, la migración significó dejar lo que siempre había sido su base económica y social en Estados Unidos y encontrar una nueva[15].

Definición de esclavitud

A lo largo del siglo XX, más de siete millones de afroamericanos abandonaron sus hogares en el Sur para reasentarse en los estados del Norte y del Oeste. Los historiadores han descrito durante mucho tiempo este éxodo como la Gran Migración, grande no sólo por el número de personas que se desplazaron sino también por las consecuencias sociales y políticas. Los estadounidenses de raza negra, que antes eran un pueblo del Sur, pasaron a formar parte cada vez más de las grandes ciudades de todas las regiones y en esos entornos urbanos fueron ganando influencia política y cultural. La Gran Migración fue, pues, clave para las luchas y los logros del largo movimiento por los derechos civiles.

La migración desde el Sur no era nueva en el siglo XX, pero su volumen se intensificó durante las tres primeras décadas del nuevo siglo, alcanzando su punto álgido durante la Primera Guerra Mundial y la década de 1920. Los puestos de trabajo en el Norte eran parte del atractivo, sobre todo porque la escasez de mano de obra animaba a las empresas a relajar las restricciones de contratación habituales para los blancos. Pero también hubo otros factores, sobre todo la posibilidad de cambiar la subordinación de Jim Crow por la mayor libertad de las ciudades fuera del Sur.

  ¿Cuáles fueron los aportes de la cultura africana?