Tradiciones de los guanches

Tradiciones de los guanches

Tradiciones de los guanches

qué pasó con los guanches

Se cree que pudieron llegar al archipiélago en algún momento del primer milenio antes de Cristo. Los guanches eran el único pueblo nativo conocido que vivía en la región del archipiélago macaronésico antes de la llegada de los europeos, ya que no hay pruebas de que los otros archipiélagos macaronésicos (las islas de Cabo Verde, Madeira y las Azores) estuvieran habitados. Tras la conquista española de las Canarias, que comenzó a principios del siglo XIV, muchos nativos fueron exterminados por los colonos españoles[1], mientras que otros se mezclaron con la población colona[2], si bien sobreviven elementos de su cultura dentro de las costumbres y tradiciones canarias, como el silbo de la isla de La Gomera.

En 2017, los primeros datos del genoma de los guanches confirmaron un origen norteafricano y que eran genéticamente más parecidos a los antiguos pueblos bereberes del norte de África de la cercana África continental[3].

Las pruebas genéticas demuestran que los pueblos del norte de África contribuyeron de forma significativa a la población aborigen de Canarias tras la desertización del Sáhara en algún momento posterior al 6000 a.C. Las pruebas lingüísticas sugieren la existencia de vínculos entre la lengua guanche y las lenguas bereberes del norte de África, sobre todo al comparar los sistemas numéricos[6][7] Las investigaciones sobre la genética de la población guanche han llevado a la conclusión de que comparten una ascendencia con los pueblos bereberes[8][9].

de dónde vienen los guanches

Los nativos palmeros se llamaban guanches y descendían de los bereberes africanos emigrados. Se asentaron en la Edad de Piedra y conservaron su nivel evolutivo durante siglos. Los guanches vivían en clanes organizados y la isla estaba dividida en varias zonas tribales. En esta época, La Palma se llamaba “Benahoare”. Tras la conquista española, la lengua de los guanches se extinguió y sólo quedaron unas pocas palabras en el idioma canario. Aunque todavía eran superados en número después de la conquista los nativos tuvieron que asumir la cultura española por la opresión de los nuevos colonos. Con su lengua, la mayor parte de la cultura guanche también se extinguió.

Varios monumentos de los nativos son las atracciones de hoy en día: viviendas en cuevas, tumbas, herramientas y petroglifos – extraños y complejos arañazos en piedra con significados desconocidos. También se pueden observar las antiguas rutas reales que conectaban las distintas regiones de las islas.

Aunque los marineros fenicios ya conocían las Islas Canarias, su conquista se prolongó. El genovés Lancelotto Malocello llegó con los primeros europeos en el siglo XIII, pero la isla seguía siendo inexpugnable. En 1447 el conde castellano Hernán Peraza con un ejército de 3 barcos y más de 500 hombres volvió a fracasar en la conquista de La Palma. Sólo a la misión del general Alonso Fernández de Lugo se le dio más éxito. Con base en Gran Canaria, desembarcó el 29 de septiembre de 1492 en el puerto de Tazacorte con más de 900 hombres. Mediante un engaño, convirtió a los reyes de los guanches en sus aliados y todos ellos se convirtieron con sus súbditos al cristianismo.

la palma

Los habitantes aborígenes de las Islas Canarias, comúnmente conocidos como guanches, eran genéticamente más parecidos a los bereberes modernos del norte de África, según un estudio de secuenciación de ADN antiguo publicado esta semana en la revista Current Biology.

De hecho, cuando los europeos colonizaron las islas en el siglo XV de nuestra era, descubrieron una cultura que se parecía mucho a las culturas neolíticas de Europa y el Mediterráneo. Esto ha llevado a una gran cantidad de especulaciones sobre sus orígenes, pero aún no se ha encontrado una respuesta concluyente.

“Los estudios anteriores sobre los guanches se basaban en marcadores genéticos únicos, como el ADN mitocondrial y los cromosomas Y. Estos marcadores suelen carecer de la precisión analítica necesaria para resolver niveles más finos de la historia de la población”, dijo el Dr. Girdland-Flink.

Los tres varones de los que se obtuvieron los SNP del cromosoma Y que definen el haplogrupo eran portadores del haplotipo E1b1b1a1 (E-M183). Este haplogrupo es omnipresente en las poblaciones norteafricanas modernas y es especialmente común en las poblaciones de habla bereber del norte de África.

¿eran blancos los guanches?

Aunque hace tiempo que desaparecieron, asimilados por completo al linaje genético de sus conquistadores españoles, los guanches habitaron las Islas Canarias durante dos mil años antes de su eventual sometimiento, y su influencia puede sentirse en casi todos los aspectos de la cultura del archipiélago.

Los primeros indicios de asentamientos humanos en Tenerife se remontan al año 600 a.C., con los descubrimientos de la Cueva de los Guanches, en Icod de los Vinos. El análisis moderno de sus restos los ha identificado como estrechamente relacionados con el pueblo bereber del norte de África, y es razonable suponer que un grupo de bereberes emigró y se asentó en las Islas Canarias hace mucho tiempo. Pero una vez llegados, vivieron en un relativo aislamiento, desarrollaron su propio sistema religioso, su lengua y sus costumbres, y sólo fueron visitados en contadas ocasiones por los navegantes del continente.

Dada su larga historia en las islas, es frustrante lo poco que se sabe de los guanches. No dejaron registros escritos y la mayor parte de la historia oral ha desaparecido. Aunque se han encontrado algunas escrituras y pictografías talladas en las paredes de las cuevas, se cree que no tenían una lengua escrita generalizada. Pero mientras los españoles se dedicaban a eliminar su cultura, también se esforzaban por registrarla. “Estas son las cosas que estamos destruyendo”, más o menos. Así que sabemos un poco sobre este misterioso pueblo.

  Tradiciones y mundo rural partido